icon

'La demanda de crudo se recuperara para fines de la década del 2030' dice la OPEP que sufre hasta el futuro

El impacto del coronavirus en la economía mundial no es cosa de chicos y la OPEP lo ha dejado entrever hoy 8/10 luego de afirmar que la demanda global de petróleo se recuperará recién a fines de la década del 2030 y para ese entonces, el crudo podría comenzar justamente a disminuirse significativamente por planes de energía verde y emisiones en reducción. Por lo tanto la predicción no queda del todo clara y por lo menos creíble.

La OPEP cambia las previsiones y dice que la demanda de petróleo se estabilizará a fines de la década de 2030. Osea, casi para el 2040.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo realizó la previsión en su Perspectiva Mundial del Petróleo 2020. Esta se produce en medio de un número creciente de pronósticos que muestran que la pandemia podría ser el punto de inflexión del pico de la demanda de crudo, para siempre.

La OPEP dijo que el uso de petróleo subirá a 107,2 millones de barriles por dia (bdp) en el 2030 desde los 90,7 millones de bdp en el 2020. Esto es 1,1 millones de bpd por debajo del pronóstico para el 2030 del 2019 y alrededor de más de 10 millones de bdp por debajo de su predicción en el 2007 de demanda para el 2030...

Luego la organización dijo en el informe que analiza el período 2019-2045 que la demanda mundial de petróleo crecerá a tasas "relativamente saludables" durante la primera parte del período de pronóstico "antes de que se estabilice la demanda durante la segunda mitad".

"La demanda futura probablemente se mantendrá persistentemente por debajo de las proyecciones anteriores debido a los efectos persistentes de los cierres relacionados con Covid-19 y su impacto en la economía global y el comportamiento del consumidor".

Es cierto que la demanda para alimentar autos, camiones e industria se recuperará en conjunto con las economías, sin embargo la OPEP advirtió sobre su preocupación por que el crecimiento futuro pueda verse disminuido por factores como el cambio -que podría llegar para siempre- a 'trabajar desde casa' y las teleconferencias, reemplazando así los desplazamientos. Después también dijo que la transformación hacia los coches eléctricos también golpearía al crudo.