icon

Muy importante caso Oracle vs. Google define la Corte Suprema de USA

Google vs. Oracle en la Corte Suprema de USA, comenzando por una audiencia oral programada para el miércoles 07/10, con Oracle -mejor conectado con los conservadores que ahora dominan el máximo tribunal- reclamando US$ 9.000 millones en daños por el supuesto uso ilegal de su software. Google, además, enfrenta la perspectiva de una denuncia antimonopolio histórica del Departamento de Justicia, que se espera de manera inminente.

El corazón de la Plataforma Java es el concepto común de un procesador “virtual” que ejecuta programas escritos en el lenguaje de programación Java. En concreto, ejecuta el código resultante de la compilación del código fuente, conocido como bytecode. Este “procesador” es la máquina virtual de Java o JVM (Java Virtual Machine), que se encarga de traducir ( interpretar o compilar al vuelo) el bytecode en instrucciones nativas de la plataforma destino. Esto permite que una misma aplicación Java pueda ser ejecutada en una gran variedad de sistemas con arquitecturas distintas, siempre que cuente con una implementación adecuada de la JVM. Este hecho es lo que ha dado lugar a la famosa frase: “write once, run anywhere” (escribir una vez, ejecutar en cualquier parte).

Google vs. Oracle en la Corte Suprema de Justicia estadounidense. 

El caso gira en torno a si los desarrolladores necesitan permiso para copiar las API utilizadas en otros programas. Las API son las interfaces que otorgan acceso a funciones particulares en un programa: si una nueva pieza de código usa las mismas API que una pieza de software existente y ampliamente utilizada, entonces es mucho más fácil para los desarrolladores reutilizar el código que ya han escrito para ejecutar en la nueva plataforma.

Eso es lo que Google hizo cuando creó el sistema operativo móvil Android, copiando las API de Java, un marco de software desarrollado por Sun Microsystems, empresa que Oracle compró en 2009. Después de una serie de audiencias, un tribunal de apelaciones confirmó el argumento de Oracle de que sus API deberían recibir protección de derechos de autor, y luego dictaminó que Google no estaba cubierta por la exención de "uso justo" que permite el uso limitado de material.

Para la industria del software, esos fallos fueron una bomba.

Reutilizar API es una forma común en que otras empresas de tecnología hacen que sus productos interoperen con las plataformas tecnológicas más utilizadas

"Esto afectará a todas las plataformas, todas las cosas que han provocado un crecimiento exponencial en nuestra industria", dijo Joshua Bloch, quien supervisó las API de Java mientras estaba en Sun, y luego trabajó en Google adaptándolas para Android.

Si Google pierde, según los partidarios de la empresa, repercutiría en toda la industria, aumentando el poder de las empresas que controlan las tecnologías más utilizadas y dificultando la vida de los aspirantes a competidores.

La historia de la informática abunda en ejemplos similares.

Incluso el software de base de datos de Oracle se basó en tecnología creada por IBM, aunque Oracle sostiene que no existe una comparación directa entre esto y la reutilización del código Java por parte de Google.

Si las empresas de tecnología pueden limitar la forma en que otros usan sus API, podría permitirles bloquear a nuevos competidores disruptivos. 

Pamela Samuelson, profesora de derecho en la Universidad de California, Berkeley, dijo: "La preocupación es que las plataformas dominantes tendrán mucho más poder".

Kent Walker, el principal abogado de Google, dijo que la reutilización de software era esencial para crear competencia en el mercado de la computación en la nube de rápido crecimiento. Para mover datos fácilmente de una nube a otra, los clientes "necesitan tener las macros y las herramientas que faciliten la manipulación de esa información", agregó.

Una serie de decisiones legales históricas ha apoyado el uso permisivo de las API. Por ejemplo, casos en los que las empresas copiaron software para que sus juegos pudieran funcionar en consolas fabricadas por Sega y Sony sin necesidad de licencia. 

Google argumenta que las API deberían estar abiertas para su reutilización porque son un "método de operación" para un programa de computadora, lo que las coloca fuera del alcance de la protección legal, en lugar del programa en sí. 

Ken Glueck, vicepresidente senior de Oracle, dijo que la gran cantidad de código Java que tomó Google en Adroid, en más de 11.000 líneas, muestra que estaba tomando un parte vital del programa.

Si Google pierde en este punto, tendrá que basarse en el argumento de que estaba cubierto por el "uso justo". 

Mientras tanto, una demora de 7 meses en la audiencia debido a la pandemia ha dejado a Google con una pendiente legal más empinada que escalar.
 
Tras la muerte de la magistrada de la Corte Suprema, Ruth Bader Ginsburg, tiene que lograr al menos 1 voto de 5 a 3 para anular las sentencias en su contra. 

Si los magistrados estuvieran divididos equitativamente, Google podría buscar que el caso se vuelva a escuchar frente a un tribunal de 9 jueces, aunque Lotus, que perdió su caso en circunstancias similares, no pudo obtener una 2da. audiencia.

Un empate 4-4 directo, además de darle la victoria a Oracle, tendría otro efecto: el caso perdería su potencial para sentar precedentes, dejando al resto de la industria tecnológica aún enfrentando incertidumbre sobre el estatus legal de un problema técnico central.