icon

Trump, en camioneta saludando para hacer campaña con su covid-19, quiere el alta

Donald Trump quiere volver cuanto antes a la campaña proselitista, es la prioridad. En eso se asemeja a algún Presidente argentino años atrás, que no le prestó mucha atención a los consejos médicos. Provocan comentarios su decisión de intentar contagiar triunfalismo, aún arriesgando la salud de sus guardaespaldas, en forma no necesaria.

“Cada persona en el vehículo durante ese paso presidencial completamente innecesario, ahora tiene que ser puesta en cuarentena durante 14 días”, tuiteó el Dr. James Phillips, jefe de medicina de desastres de Medicina de Emergencia de la Universidad George Washington, médico en Walter Reed, donde está Trump.

Sean Conley, el médico de la Casa Blanca que supervisa al equipo médico que trata a Donald Trump, dijo el domingo 04/10 que el Presidente "siguió mejorando".

Pero generó nuevas preguntas sobre si estaba dando una imagen completa después de reconocer que los niveles de oxígeno de Trump habían disminuido 2 veces en 3 días, lo que le obligó a recibir oxígeno suplementario.

Si bien Trump se veía más saludable en el video del domingo que en uno que tuiteó el sábado, sus médicos revelaron que le estaban administrando un esteroide antiinflamatorio llamado dexametasona para ayudarlo a respirar.

Brian Garibaldi, otro de sus médicos, dijo que el equipo médico esperaba darle el alta el lunes si seguía sintiéndose tan bien como el domingo.

Trump publicó un video en Twitter en el que se mostraba a sí mismo en el hospital. 

Luego, decidió pasar frente a cientos de simpatizantes reunidos frente al hospital militar en Maryland, en una camioneta negra con un conductor y al menos otra persona en el vehículo.

La frivolidad de Trump

“Cada persona en el vehículo durante ese paso presidencial completamente innecesario, ahora tiene que ser puesta en cuarentena durante 14 días”, tuiteó el Dr. James Phillips, jefe de medicina de desastres de Medicina de Emergencia de la Universidad George Washington, médico en Walter Reed, donde está Trump.

“Pueden enfermarse. Pueden morir. Para teatro político. Mandados por Trump a poner en riesgo sus vidas por el teatro. Esto es una locura".

"Él estaba tratando de reflejar la actitud optimista del equipo" fue la explicación de Conley, el médico de la Casa Blanca.

Derek Angus, presidente del departamento de medicina de cuidados intensivos del Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh, dijo que era una "mala idea" administrar dexametasona a pacientes con Covid-19 que no necesitaban un "apoyo significativo de oxígeno" debido a las preocupaciones de seguridad asociadas con los esteroides.

"Podría ser que ahora esté bastante enfermo, o podría significar que su equipo médico ha buscado una vez más una terapia no probada", dijo el Dr. Angus.

Los CDC (Institutos Nacionales de Salud de USA), recomiendan que solo se administre el fármaco a pacientes que necesitan máquinas de ventilación para respirar u oxígeno suplementario.

Después de la sesión informativa, Mark Meadows, jefe de Gabinete de la Casa Blanca, dijo a los periodistas que la situación había sido más grave de lo que había descrito el Dr. Conley. "Los signos vitales del Presidente durante las últimas 24 horas fueron muy preocupantes y las próximas 48 horas serán críticas en términos de su atención", dijo Meadows.

Cuando se le preguntó el domingo a quién creer, el Dr. Conley dijo que se había malinterpretado a Meadows. Dijo que el jefe de Gabinete se refería a un momento "transitorio" en el que Trump tuvo fiebre alta y requirió oxígeno.