icon

Comienza la Era de los Perros Robot

En septiembre, la Fuerza Aérea estadounidense exhibió sus perros robot bajando de un C-130 para buscar amenazas antes de que descendieran los soldados humanos que permanecían en el interior del aerotransporte. En tanto, el Departamento de Asuntos de Ancianos de Florida, que comenzó a distribuir 375 perros robot a personas mayores socialmente aisladas que padecen la enfermedad de Alzheimer y demencia senil, obtuvo tan buenos comentarios de los pacientes y terapeutas que ordenó un total de 1.800 para satisfacer la demanda.

Sony lanzó su nuevo robot doméstico Aibo, perro inteligente capaz de crear conexiones emocionales con los humanos, que agotó todo el stock durante la venta anticipada. Es una actualización del pionero perro-robot que Sony lanzó al mercado en 1999, pero incorpora varios sensores, una cámara en su nariz y ojos tipo led. Además de dar afecto a sus dueños, el robot es capaz de aprender nuevas palabras, gestos y ordenes y responder a través de un sistema de inteligencia artificial en la nube.

La empresa especializada en robótica Boston Dynamics presentó su Spot Dog, que puede transportar cargas más pesadas que un dron, evita los obstáculos y tiene una visión de 360 grados. Además, puede conducirse de forma remota y hacer misiones autónomas. Puede abrir puertas e, incluso, subir algunos escalones. Recopila datos topográficos para crear mapas 3D o encontrar errores de funcionamiento en plataformas petroleras. Boston Dynamics ha usado su flota de perros robots para ayudar a los profesionales sanitarios en la lucha contra el coronavirus.

Los caninos electrónicos son solo un eslabón en lo que las fuerzas armadas estadounidenses llaman el Sistema Avanzado de Gestión de Batalla (ABMS, por sus siglas en inglés). Utiliza inteligencia artificial y análisis rápido de datos para detectar y contrarrestar las amenazas a los activos militares propios en el lugar y posibles ataques al territorio nacional con misiles u otros medios.

Los perros robot no están por reemplazar a los perros de terapia de la vida real, pero las investigaciones muestran que los perros robot pueden beneficiar a las personas que luchan contra la soledad y la demencia.

Las mascotas electrónicas son cada vez más comunes. Joy for All Companion Pets son perros (y gatos) robóticos diseñados para personas mayores, programados están diseñados para brindar una sensación de compañía y comodidad a las personas mayores, especialmente a las que padecen demencia o Alzheimer. 

Un perro de compañía estándar cuesta en USA US$ 130 y se pueden comprar en línea a través de minoristas como Amazon y farmacias como CVS. 

Tienen un latido del corazón y responden al contacto y la interacción humanos.

Ted Fischer, fundador y director ejecutivo de Ageless Innovation, la compañía detrás de Joy for All Companion Pets, explicó a la revista Wired que sus perros robóticos fueron "desarrollados con una amplia participación de adultos mayores" y diseñados "para verse, sonar y sentirse como cachorros reales— sin las responsabilidades de tener una mascota". 

Estos perros robot vienen en dos variedades: el cachorro dorado y el nuevo cachorro pecoso. Tienen el pelaje de un perro, hacen sonidos de cachorro realistas y responden a las personas cercanas a ellos: “El cachorro de mascota de compañía reacciona al sonido de la voz de su dueño y responde a su toque, como un cachorro real. Esta interacción bidireccional ayuda a crear una experiencia personal rica que puede brindar diversión, alegría y amistad a los adultos mayores”.

Además de ser un vínculo con el mundo exterior, los perros robot pueden apoyar la estimulación mental que ayuda a los pacientes con Alzheimer a agilizar su memoria, recordar recuerdos, y rompehielos entre médicos, personal médico y pacientes, ayudar a los pacientes durante los ejercicios de fisioterapia y ofrecer una motivación suave. 

Greg Olsen, director de la Oficina para la Vejez del Estado de Nueva York, dijo que en su programa muchas personas que reciben a las mascotas robóticas “lloran cuando las reciben, las aman como a una mascota real, y a sus familias y los cuidadores han dicho que ven una gran diferencia en el estado de ánimo de sus seres queridos". 

La Oficina para el Envejecimiento comenzó un programa piloto de 12 condados en 2018 al entregar las mascotas robóticas a personas mayores aisladas. Olsen dice que "encontraron que el 70% de las mascotas adoptadas lograron una reducción o una reducción significativa en la sensación de aislamiento de los pacientes después de 1 año".

Olsen dice que en Nueva York él descubrió una mayor necesidad de perros robóticos: “Cuando llegó la pandemia, compramos 1.100 mascotas adicionales y las distribuimos en todo el estado para ayudar a los adultos mayores aislados. También hemos ayudado a otras agencias del estado de Nueva York como la Oficina de Salud Mental y la División de Servicios para Veteranos".

Luego, hay perros robot más sofisticados y más caros. Hay algunos que escalan los 5 dígitos en dólares pero los hogareños son de precios accesibles.