icon

Enorme debate: Las petroleras del fracking perdieron dinero pero los ejecutivos cobraron igual

The Wall Street Journal provoca el debate: "Las empresas de esquisto (N. de la R.: o fracking o shale) tuvieron pésimos rendimientos. A sus directores ejecutivos les pagaron de todos modos, incluso cuando sus accionistas perdieron miles de millones de dólares."

En la crisis del petróleo ocurre una pregunta: ¿Y si el fracking, en parte, fue una burbuja de ejecutivos?

Completísimo el trabajo de Collin Eaton, en The Wall Street Journal, que comienza así: "Han sido unos años malos para los inversores en empresas de esquisto, pero unos años bastante buenos para los directores ejecutivos de empresas de esquisto. Los líderes de las empresas de esquisto de USA recibieron algunos de los mayores aumentos salariales para ejecutivos en las empresas estadounidenses, incluso cuando sus accionistas perdieron miles de millones de dólares".

El salario medio de los directores ejecutivos de las grandes perforadoras de petróleo y gas de USA aumentó durante 4 años consecutivos, alcanzando los US$ 13 millones en 2019. 

El monto fue superior a los US$ 9,9 millones de dólares de 2015. Pero en ese período, la rentabilidad total media de las empresas para los accionistas cayó 35%, según el análisis de WSJ de los datos de compensación de ejecutivos de la firma Equilar Inc. y las cifras de rendimiento compiladas por Evercore ISI. 

Tomados como grupo, los directores ejecutivos de shale recibieron aumentos mayores en 2019 que sus pares en todas las 11 industrias principales que Equilar analiza, excepto 2.

Aquí surge la pregunta: ¿de quién es el negocio del fracking? ¿De los ejecutivos o de los accionistas? Y llega a una pregunta adicional: ¿Y si sólo fue una burbuja, en USA asociada a la geopolítica del petróleo cuando aún no estaba avanzado el ciclo de cambio de la matriz energética?

"Financiados con una ola de capital de Wall Street que comenzó a fluir en serio hace una década, se enfocaron en el crecimiento sobre las ganancias. Los artículos de revistas en 2016 mostraron que las fórmulas de bonificación ejecutiva utilizadas por muchas empresas de esquisto para compensar a los directores ejecutivos los recompensaban generosamente por bombear más, independientemente de si ganaban dinero.

Desde entonces, muchas empresas han modificado sus fórmulas para agregar más objetivos de desempeño financiero en respuesta a la presión de los accionistas. Pero las fórmulas actuales todavía tienen poca relación con los resultados de las empresas, encontró el análisis de WSJ. En muchos casos, las empresas aumentaron el salario de sus directores ejecutivos porque se habían desempeñado mejor que un grupo de pares que lo habían hecho aún peor. En algunos casos, los consejos decidieron recompensar a los CEO incluso cuando no alcanzaron sus objetivos.

“Ha tenido 10 años de destrucción constante de valor y los equipos de administración cobran por ello”, dijo Ben Dell, socio gerente de la firma de inversión privada Kimmeridge Energy Management Co. (...)".

El estudio es muy extenso y detallado, pero lo que intentó u24news es ubicar el concepto de la investigación.