icon

La Argentina de la pandemia: más pobreza, más drama social

Era un dato previsto. Se cumplió que la pobreza subió a 40,9% en el primer semestre del año, evidentemente golpeado por la pandemia del coronavirus. Para Alberto F. los resultados serían "infinitamente más negativos" si el Estado no hubiera auxiliado. Pero, para la gente, para los hogares, ¿Cómo saber si están en esa línea de pobreza o indigencia? Al menos, en números. Detalles.

Según el INDEC más de la mitad (56,3%) de las personas de 0 a 14 años son pobres, aunque el mayor crecimiento con relación al semestre anterior se observó en los grupos de personas de 15 a 29 años. Foto: NA

El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) informó ayer uno de los datos que dan idea de cómo está el país: la línea de la pobreza.

Resultó que para el primer semestre de 2020 un 30,4% de los hogares están por debajo de la línea de la pobreza, y habría un 40,9% de argentinos pobres.

Dentro de este conjunto se distingue un 8,1% de hogares por debajo de la línea de indigencia, que incluyen al 10,5% de las personas. 

En números serían: 2.849.755 hogares por debajo de la línea de la pobreza, que incluyen a 11.680.575 personas pobres y, dentro de ese conjunto, 754.155 hogares se encuentran por debajo de la línea de la indigencia, e incluyen a 2.995.878 personas indigentes.

En la comparación interanual crecieron ambos indicadores: los hogares pobres lo hicieron en 5,0 puntos porcentuales (p,p) y las personas bajo la línea de pobreza, en 5,5 p.p.; mientras que los hogares indigentes aumentaron en 2,6 p.p. y las personas bajo la línea de indigencia, en 2,8 p.p.


¿Estoy dentro de ese 40% de argentinos pobres?

Lo primero que debemos saber es qué abarca esa línea de pobreza.

Según el INDEC, en este particular se presentan los datos sobre los hogares y personas bajo la línea de pobreza (LP), que se elaboran en base a datos de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH). 

¿De qué manera? A partir de los ingresos de los hogares se establece si éstos tienen capacidad de satisfacer -por medio de la compra de bienes y servicios- un conjunto de necesidades alimentarias y no alimentarias consideradas esenciales. 

El procedimiento parte de utilizar una canasta básica de alimentos (CBA) y ampliarla con la inclusión de bienes y servicios no alimentarios (vestimenta, transporte, educación, salud, etc.) con el fin de obtener el valor de la canasta básica total (CBT).

Entonces, para calcular la incidencia de la pobreza se analiza la proporción de hogares cuyo ingreso no supera el valor de la CBT. 

Y para el caso de la indigencia, la proporción cuyo ingreso no superan la CBA.

Para tener más idea de si estamos o no en esa línea, la Canasta Básica Total fue de $43.785 para el primer semestre de 2020. Quienes no lograron alcanzar el valor de la Canasta Básica Total, están en la línea de pobreza.

Y aquellos que no llegaron ni a los $17.625 de la Canasta Básica Alimentaria, estarían en la línea de la indigencia.

La postura de Alberto frente a la pobreza

Tras conocer el dato del INDEC, el Presidente Alberto Fernández, aprovechó el discurso inaugural de un encuentro virtual con autoridades de la Pastoral Social de la ciudad de Buenos Aires, para referirse al tema de la pobreza.

"Hoy en Argentina supimos que 4 de cada 10 argentinos son pobres; y en eso tuvo mucho que ver la pandemia”, indicó.

Y continuó: “Nosotros hemos desplegado un montón de instrumentos para llegar a los más vulnerables, por eso asumimos con una consigna del papa Francisco: primero los últimos. Y esa lucha que empezamos el 10 de diciembre para tratar de que estén primeros los más postergados, definitivamente se vio complicada con la pandemia. Uno no lo advierte pero yo siempre marco un dato para que nos demos cuenta de la dimensión de la crisis: cuando pusimos el IFE en funcionamiento lo hicimos pensando que el IFE iba a alcanzar a 600 mil monotributistas y a dos millones que el Estado no tenía registrados. Y el número creció hasta descubrir que nueve millones de argentinos no estaban registrados. De uno de cada cuatro argentinos el Estado no sabía de su existencia”.


Según Alberto F, "Los resultados de la pobreza serían infinitamente más negativos si el Estado no hubiera auxiliado”.


“La pandemia demostró que esa lógica del individualismo no nos hace funcionar bien como sociedad. Esa idea de que nadie se salva solo nunca quedó tan expuesta, la certeza de esa afirmación, como con la pandemia. Los más postergados han padecido mucho más la pandemia", concluyó.