icon

COVID de larga duración no es sinónimo de COVID grave

Luego de más de seis meses de pandemia, se supo que el coronavirus también acarrea consecuencias a largo plazo, pero será imposible conocerlas pronto porque esa información requiere tiempo. 

A pesar que al comienzo de la pandemia se creía que el virus era exclusivamente respiratorio, con el paso de los meses se descubrió puede dañar múltiples órganos, como el corazón, y causar síntomas inesperados.

En muchos pacientes alrededor del mundo los síntomas han persistido a pesar de haber superado la infección del Sars-coV-19. Esta situación llevó a la comunidad científica a preguntarse las razones y las posibles secuelas. 


Como el virus es nuevo y el conocimiento de la enfermedad todavía incipiente, se desconocen las consecuencias para el organismo curado a largo plazo. Por un lado están los daños de la propia enfermedad y, por el otro, los causados por los tratamientos como largas internaciones o la misma intubación. 

En el contexto de una investigación aún no publicada de la Universidad del Sur de California, el radiólogo clínico Ali Gholamrezanezhad dijo que es probable que la tasa general de daño pulmonar a mediano plazo sea menor del 10%.

A pesar que el promedio es bajo, considerando los 34 millones que al día de hoy ya se han contagiado, genera una considerable cantidad de personas potencialmente en peligro. 

Para la comunidad médica es ampliamente conocido que las afecciones virales pueden generar enfermedades crónicas, pero en el caso del coronavirus aún se desconocen cuáles y en qué casos. 

Lo que sugiere la investigación en curso de Gholamrezanezhad es que los síntomas duraderos no se dan necesariamente en personas que cursaron un cuadro severo de la infección

Las secuelas más evidentes deberán ser observadas en el sistema respiratorio, pero también en otro plano en el inmunológico, neurológico y cardiovascular. 

Fatiga, dificultad para respirar, confusión, dolor muscular son algunos de los síntomas persistentes más comunes. El doctor Gholamrezanezhad dijo al respecto que “el problema es que para evaluar las consecuencias a largo plazo, lo que se necesita es tiempo”.



Fuente: Infobae