icon

El informe KPMG hunde a EY por el caso Wirecard

Unos dirán que KPMG mandó al subsuelo a su competidor EY pero otros dirán que EY cometió una falta imperdonable porque erró en su propio 'core business'.

Y había nuevas noticias de EY: prevé incorporar a 1.200 profesionales durante los próximos 12 meses. Además, lanzó una solución basada en Ethereum, EY OpsChain, para permitir a las empresas ejecutar actividades privadas de adquisición de extremo a extremo, que es su propio explorador de bloques para Bitcoin, e integra un paquete de soluciones blockchain. Pero... también hay malas noticias.

El informe de Guy Chazan y Olaf Storbeck para el británico Financial Times, comienza así:

"En septiembre de 2019, el principal asesor económico de Angela Merkel, Lars-Hendrik Röller, se reunió con una delegación del grupo de pagos Wirecard, que en ese momento todavía se consideraba una de las empresas de tecnología más exitosas de Alemania.

Uno de los visitantes de Röller en la cancillería de Berlín fue Burkhard Ley, asesor estratégico de Wirecard y su ex director financiero. Un año después, Ley se encuentra bajo custodia policial, acusado de fraude, malversación y manipulación del mercado. Niega haber actuado mal.

La reunión destacó el extraordinario acceso del que disfrutó el grupo de pagos a los principales tomadores de decisiones de Alemania hasta poco antes de su colapso este verano, acceso que ha arrojado una luz implacable sobre la influencia de los cabilderos en la política alemana.

Wirecard ha pasado a ser el caso más espectacular de mala conducta financiera en la historia alemana de posguerra. Pero ahora también se está convirtiendo rápidamente en un escándalo político. A principios de este mes, el Bundestag decidió lanzar una investigación parlamentaria completa sobre el asunto, asegurando que continuará capturando los titulares hasta el 2021, un año en el que los alemanes van a las urnas para elegir un nuevo parlamento, y podría complicar los meses finales de la canciller Angela Merkel. (...)".

EY

Todo un tema las noticias inglesas sobre temas de Alemania pero esto mismo potencia la 2da. parte de la crónica: un diario inglés sobre una empresa con sede en Londres.

Todavía es una hipótesis el impacto que pueda tener el caso Wirecard en la Administración Merkel, pero sí es una realidad que complica muchísimo al grupo global de base inglesa Ernst Young (EY).

EY es 1 de las Big 4, las empresas más importantes del mundo en el sector de la consultoría y auditoría, junto con: PricewaterhouseCoopers, Deloitte y KPMG. 

EY Global tiene su cuartel general en Londres y se remonta a 1849 cuando tenían sus estudios contables, Arthur Young, por un lado, y Alwin C. Ernst, por el otro.

El propio Financial Times advierte, en una nota de Olaf Storbeck: "EY fue advertido en 2016 por uno de sus propios empleados que los altos directivos de Wirecard podrían haber cometido fraude y uno había intentado sobornar a un auditor.

La revelación de que un empleado de EY identificó una actividad sospechosa en Wirecard cuatro años antes de que el grupo de pagos implosionara en el fraude corporativo de posguerra más grande de Alemania aumentará la presión sobre la firma contable, que auditó Wirecard durante más de una década y realizó auditorías sin reservas hasta 2018.

EY ya está siendo investigado por el organismo de supervisión de auditores de Alemania, Apas, y es objeto de demandas por parte de inversores de Wirecard que perdieron miles de millones de euros cuando la empresa colapsó en junio. 

El mes pasado, el presidente global de EY, Carmine Di Sibio, escribió a los clientes para expresar "arrepentimiento" de que el fraude "no se descubrió antes", pero afirmó que EY finalmente "logró descubrir el fraude".

Sin embargo, una investigación de KPMG descubrió que un denunciante interno de EY había presentado acusaciones de fraude contra Wirecard en 2016 y también informó que la empresa había intentado sobornar a un auditor en India.

Luego, EY llevó a cabo una investigación, pero esta se cerró a instancias del segundo al mando de Wirecard, Jan Marsalek , quien ahora es un fugitivo en la lista de "más buscados" de Interpol.

Las nuevas revelaciones están contenidas en un "apéndice de información" no publicado a una auditoría especial de KPMG. Su informe principal se publicó en abril, revelando el enorme agujero de efectivo en el corazón de Wirecard y precipitando la desaparición de la empresa. El anexo de 61 páginas describe los hallazgos de KPMG que no estaban directamente dentro de su competencia, pero que la empresa consideró tan importantes que decidió informarlos de todos modos.

El apéndice, visto por el Financial Times, equivale a una acusación condenatoria de EY. (...)".