icon

De la pandemia del coronavirus, a la pandemia laboral

El mercado laboral ha sido fuertemente golpeado por la pandemia del coronavirus, al punto que 3,7 millones de personas han perdido su empleo en un año y, de ellos, más del 80% eran informales. Pese a los números en rojo, alegan que pudo haber sido peor. Datos reveladores por sector.

Los más afectados por la caída del empleo fueron quienes estaban insertos en las modalidades ocupacionales más precarias e inestables, informó el informó el Cetyd-Idaes. Foto: NA

La destrucción de los puestos de trabajo en medio de la pandemia del coronavirus, preocupa.


Y es que se contabilizan 3,7 millones de desocupados en el país, durante abril y junio de 2020, respecto al año pasado, según informe del Centro de Capacitación sobre Estudios y Desarrollo Cetyd, Idaes Unsam.

“La principal expresión de la crisis laboral fue la muy significativa caída de la tasa de actividad, que mide la cantidad de personas que tienen trabajo o lo buscan activamente. El indicador pasó del 47,7 al 38,4 por ciento entre los segundos trimestres de 2019 y 2020, lo cual da cuenta que 3 millones y medio de personas se retiraron del mercado laboral, es decir, dejaron de tener trabajo o de buscarlo activamente”, detalla el informe.

De ese universo de 3,7 millones de desocupados, el 83% era del sector informal: asalariados informales y los trabajadores por cuenta propia.

"La magnitud del daño hay que entenderla en proporción al rango de vulnerabilidad, lo cual incluye trabajos inestables, precarios y más. De allí el porcentaje del 83% que se aprecia en cuanto a mayor impacto", explican.

Otro dato muy importante es cuando vemos la caída del mercado laboral por sector, que para el segundo trimestre en comparación interanual, se ubica con los siguientes valores:

-Hoteles y restaurantes (-45 por ciento)

-Construcción (41 por ciento)

-Trabajo doméstico (-39,0)

-Comercio (-25,0)

-Transporte, almacenamiento y comunicaciones (-23,0)

-Servicios financieros y de alquiler (-18,0)

-Industria manufacturera (-17,0)

-Actividades primarias (-12,0)

-Enseñanza (-8,0)

-Servicios sociales y de salud (-8,0)

Pero, a qué se debe la caída.

“Considerando las restricciones a la circulación (durante la pandemia), la mayor parte de quienes perdieron su fuente de trabajo no buscaron activamente otra sino que, por el contrario, ante la imposibilidad fáctica de hacerlo, se retiraron del mercado laboral”, explica el documento.

Pese a los datos en rojo, en el informe destacan que la estrategia estatal en cuanto a beneficios sociales como el Ingreso Familiar de Emergencia amortiguaron daños mayores.