icon

Más evidencia señala a la falta de vitamina D como causante de COVID grave

La incógnita acerca de cuál es la clave que diferencia a una persona con coronavirus asintomático y una con infección grave, está cada vez más dilucidada. La bibliografía que responsabiliza a la vitamina del sol se acrecienta a medida que transcurre la pandemia. 

Para obtener suficiente vitamina D se recomienda ingerir bebidas vegetales, pescados grasos y hongos, sumado a la exposición diaria al sol y suplementos en casos necesarios.

La vitamina D es un nutriente que principalmente colabora en la incorporación del calcio proveniente de los alimentos. De esta forma favorece la salud ósea y es indispensable para el buen funcionamiento cardiovascular.


Desde el comienzo de la pandemia, la comunidad médica había sospechado la relación de este elemento con el riesgo de sufrir infección grave o severa de COVID-19. Actualmente varias investigaciones revelan el vínculo con cada vez mayor claridad. 

En este caso se trata de una publicación de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston, Estados Unidos. Los científicos analizaron los niveles de 25-hidroxivitamina D de la sangre de 190.000 personas. 

Encontraron que quienes tenían suficiente vitamina D tenían 52% menos de posibilidades de morir por coronavirus. De la misma manera la asociaron a menor riesgo de síntomas graves como dificultad para respirar y confusión. 

El aporte de este estudio publicado en Plos One colabora en la comprensión del comportamiento del virus, ya que previamente se demostró que el nutriente también tiene un rol fundamental en las tasas de contagio. 

En la conclusión del informe los científicos afirman que "nuestros hallazgos proporcionan una justificación adicional para explorar el papel de la suplementación con vitamina D en la reducción del riesgo de infección por SARS-CoV-2 y enfermedad COVID-19. Si los ensayos controlados encuentran que esta relación es causal, las implicaciones son enormes y presentarían un método barato y fácilmente disponible para ayudar a prevenir infecciones, especialmente para aquellos con deficiencia de vitamina D". 

Además el documento agrega "esto podría ser de mayor importancia para la comunidad afroamericana y latina, quienes se ven afectados de manera desproporcionada por la deficiencia de COVID-19 y vitamina D. Mientras tanto, los autores recomiendan la suplementación responsable de vitamina D en función de las necesidades personales, los factores de riesgo y el asesoramiento de los médicos personales".