icon

La neutral Suiza comprará jets de combate en la nueva normalidad

La neutral Suiza votó a favor de comprar nuevos aviones de combate por hasta 6.000 millones de francos (US$ 6.500 millones) por un margen muy estrecho, mientras que los ciudadanos rechazaron un freno a la inmigración "peor que el Brexit".

Rafaele, el jet de combate de Dassault.

Tal como sucede con los temas importantes, los suizos fueron a las urnas. Un ejercicio admirable de democracia directa en la Confederación Helvética, más conocida como Suiza.

Gracias a los votantes que aprobaron el dinero para los aviones, "el ejército suizo podrá cumplir con sus deberes en el futuro", dijo la ministra de Defensa, Viola Amherd, en una conferencia de prensa en Berna.

Habiendo obtenido el respaldo público, el gobierno debe decidir qué tipo de aviones y cuántos comprar. 

Se han solicitado ofertas de la francesa Dassault Aviation SA, Airbus SE, Boeing Co. y Lockheed Martin Corp.

La decisión se anunciará a mediados de 2021 y los 6.000 millones de francos son el tope para el gasto, subrayó Amherd.

"Si podemos comprar suficientes aviones que sean adecuados y más baratos, por supuesto, lo veremos", dijo. "No se puede hablar de un cheque en blanco".

Cualquiera que sea la empresa que gane el contrato de aviación deberá realizar comprs en el país equivalentes al 60% del precio de compra de los nuevos aviones. La medida está diseñada para ayudar a la industria local.

El gobierno ha estado interesado en modernizar la fuerza aérea, porque su flota actual deberá retirarse en 2030. Argumenta que los aviones son necesarios para mantener la seguridad del país, incluso cuando los jefes de Estado asistan al Foro Económico Mundial en Davos.

Muy reida la votación: apenas 50,2% de los votantes respaldó el gasto en un referéndum nacional el domingo, con menos de 10.000 papeletas separando los campos del "sí" y del "no". 

Los críticos argumentaron que los aviones de combate no son necesarios para un país pequeño en el corazón de Europa, y que es un gasto innecesario porque las amenazas a las que se enfrenta Suiza son o ciberataques o catástrofes naturales.

Brexit 2 no

Sin embargo, una propuesta para introducir nuevos límites a la inmigración de la Unión Europea fue rechazada por un cómodo margen.

Al rechazar los límites a la inmigración de la UE, Suiza evitó chocar con Bruselas e infligir un daño duradero a su economía.

Con el 61,7% de los votantes rechazando la medida, el público demostró que quiere “relaciones bilaterales sólidas y sostenibles con nuestro socio comercial más importante”, dijo la ministra de Justicia, Karin Keller-Sutter.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, dijo que consideraba el resultado "una señal positiva" para profundizar los lazos.

El gobierno y los grupos empresariales habían hecho campaña contra las restricciones a la inmigración propuestas, diciendo que habrían obligado a Suiza a renegar de un acuerdo económicamente vital con la UE que toca temas que van desde la inmigración hasta el transporte y la contratación pública.

Keller-Sutter dijo al periódico SonntagsZeitung en agosto que una cancelación sería "peor que el Brexit".

Sin embargo, el Partido Popular Suizo antiinmigración ha tratado durante años de frenar el arribo de migrantes, diciendo que deprimen los salarios de los locales y provocan una escasez de viviendas. 

Un 25% de los 8,5 millones de habitantes de Suiza no son ciudadanos.

En la boleta electoral del domingo se votaron también otros temas tales como 14 días de licencia paga a los nuevos padres. Esto también fue aprobado.