icon

"Gmar Jatimá Tová"

Yom Kipur (28 de Septiembre, 2020), el día del perdón, es la culminación de las Altas Fiestas. Es el día en que el amor de Dios por su pueblo está en su mayor punto. Hay ayuno, oración y arrepentimiento. Según la creencia de los judíos, asi "Dios nos vuelve a aceptar como su nación especial."  Ni bien salió la primera estrella comenzó un ayuno de 25 horas de los creyentes judíos, que tiene como objetivo promover una reflexión sobre los errores cometidos durante el año anterior. Yom Kipur1​ o Yom Kippur, también conocido como Día de la Expiación, es el día más sagrado del año judío. Es jornada del perdón y del arrepentimiento de corazón, con sinceridad. En verdad es una etapa de 10 días de arrepentimiento y reconciliación con Dios y con el prójimo.

Yom Kipur marca el final del período de juicio que comenzó en Rosh Hashaná, y es la última oportunidad de regresar sinceramente a Dios y recibir Su perdón. En este día, las manos de Dios están abiertas con amplitud, esperando con ansias nuestro arrepentimiento.

Yom Kipur es el día judío del arrepentimiento, considerado el día más santo y más solemne del año. Su tema central es la expiación y la reconciliación. La comida, la bebida, el baño o cualquier tipo de limpieza corporal como el lavado de dientes, la utilización de cuero, el untamiento de cremas o bálsamos en el cuerpo y las relaciones conyugales están prohibidos. El ayuno empieza en el ocaso y termina al anochecer del día siguiente

Justamente, este día es conocido como el “Día del Perdón” (Iom Kipur en hebreo) y es fundamental realizar el ayuno porque de eso depende que Dios los vuelva a inscribir en “el libro de la vida”, luego del "juicio divino" que se realiza cada año en este día.

La expresión “Jatimá Tova” significa buena firma y hace referencia a un deseo que se le dice al prójimo, queriendo que sea perdonado por sus errores en las tres categorías: con uno mismo, con los demás y con Dios, para que su nombre quede inscripto en el libro de Dios.

Durante las 25 horas de reflexión, los judíos no podrán: comer, tomar, usar calzado de cuero ni tener relaciones sexuales. Lo esencial es concurrir a los templos y pronunciar los rezos acordes a este día de reflexión, que termina con el sonido del shofar (cuerno de carnero).

Uno de los deseos más nobles a expresar, antes y durante Yom Kipur (El día del perdón), es “Gmar Jatimá Tová”. Su traducción literal es “que tengamos un buen sellado final” y su significado es “el deseo de que seamos inscriptos en el libro de la vida”.

"Que D´s (los judíos no escriben su nombre como demostración de respeto) renueve por un año más nuestra posibilidad de estar vivos, basándose en nuestras acciones."

Una reflexión para la jornada:

"Tal como ayunaron nuestros antepasados al pié del monte Sinaí, cuando Hashem fue misericordioso y les dio una nueva oportunidad luego de que construyeran un becerro de oro al que adorar, cada Iom Kipur, en muestra de arrepentimiento, reflexionamos, nos arrepentimos, nos disculpamos y nos comprometemos a un nuevo año de tzedaka (caridad) y buenas acciones.

Justamente hacemos Teshuvá, que literalmente significa retorno, es el momento de una profunda introspección, de un sinceramiento total. Aquel al que D´s  le renueva su confianza se lo conoce como Vaal Tefilá, ya que considera que retornó a su camino con judío. Tuvo finalmente Jatimá Tová, un buen sellado.

D´s es quien nos juzga, con quien repautamos mediante nuestro compromiso y disculpas un nuevo año de vida. El desearnos Gmar Jatimá Tová entre los afectos y la comunidad, debe ser no sólo una frase sino que surja desde lo más profundo de nosotros, al igual que el perdonar a los demás y aceptar su pedido de disculpas.
Hashem evalúa todas nuestras acciones, no sólo durante Iom Kipur, cada día del año en que renovó su confianza en nosotros.  
  
¡Gmar Jatimá Tová!".