icon

El cardenal que no es cardenal dice que perdona al Papa por su error

Mientras el papa Francisco le enviaba un video a Naciones Unidas por su 75º aniversario, recordándole que la pandemia “nos llama a tomar este tiempo de prueba como un momento de elección […]: entre lo que verdaderamente importa y lo pasajero”, repensando “nuestra forma de vida” y “nuestros sistemas económicos y sociales”, elegir entre dos caminos: “el que conduce al fortalecimiento del multilateralismo” o “el que da preferencia a las actitudes de autosuficiencia, nacionalismo, proteccionismo, individualismo y aislamiento”, sucedían eventos muy importantes en el Vaticano.

Cardenal Angelo Becciu: "Estoy dispuesto a dar mi vida por el Papa". ¡Qué momento!

El cardenal Angelo Becciu irrumpió en la sala del Instituto Maria Bambino, a pocos pasos de la columna de San Pedro, para ofrecer una conferencia de prensa tras la resignación como prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos y la renuncia a los derechos del cardenalato, tal como informo u24news

Los periodistas presentes, convocados por invitación individual a causa de las restricciones del Covid, acudieron en gran número a escuchar a quien durante 8 años fue suplente del secretario de Estado, Pietro Parolin, y por tanto N°3 del Vaticano. 

Él ingresó en silencio, con paraguas y anteojos, la cabeza gacha, los ojos de quien ha pasado horas difíciles, muy diferente al cardenal superestrella, con la broma brillante siempre lista, a la que los periodistas se habían acostumbrado.

Rebobinando

El texto de Salvatore Cernizio en Vatican Insider (suplemento del diario La Stampa), ayuda a comprender el momento:

"Con un boletín difundido a una hora sin precedentes, a las 20:00, el Vaticano difundió que el cardenal Angelo Becciu renunció a los derechos de un cardenal (sin dejar de ser cardenal) y renunció al cargo de prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, importante departamento de la Curia romana: "Hoy, jueves 24 de septiembre, el Santo Padre aceptó la renuncia al cargo de Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos y los derechos vinculados al Cardenalato, presentada por Su Eminencia el Cardenal Giovanni Angelo Becciu", se leyó en el comunicado. Nada más.

Actualmente se desconocen las causas de esta decisión definida por muchos como impactante, habiendo sido Becciu, tras una larga experiencia como nuncio, el Suplente de la Secretaría de Estado Vaticana durante unos 8 años (2011-2018), por tanto el N°3 del Vaticano. Estrecho colaborador de Francisco, muy estimado por el pontífice argentino que de hecho quiso hacerlo cardenal y también le confió el papel de delegado especial en la Orden de Malta, que regresaba de una tormenta interna; el prelado nacido en Pattada, en Cerdeña, ha sido durante años una figura muy destacada tanto dentro de los muros del Vaticano como en la opinión pública.

(...) Becciu seguirá manteniendo "el título de cardenal" (el comunicado de prensa de la Oficina de Prensa del Vaticano dice "Su Eminencia"), sin embargo, vaciado de todo su contenido y de hecho reducido a un título meramente honorífico. Los derechos vinculados al cardenalato a los que Becciu renuncia son los expresados ​​en los cánones 349, 353 y 356 del Código de Derecho Canónico. Se refieren al "colegio peculiar" de los electores del Papa, que participan en los consistorios, colaboran con el Pontífice y están obligados a acudir a Roma cada vez que son convocados. Becciu también pierde la oportunidad de participar en un posible futuro cónclave para la elección del Papa."

"No soy una persona corrupta"

Importante: Al cardenal no se le impugna ninguna responsabilidad por el tan polémico asunto de la compra del Palacio de Londres, que se está investigando, sino por haber proporcionado préstamos no reembolsables a favor de la cooperativa Spes, el brazo operativo de Caritas di Ozieri, en la provincia de Sassari, su diócesis de origen).

La cooperativa Spes es liderada y representada por su hermano, Tonino Becciu

En 3 ocasiones -según una investigación de la revista L'Espresso- el cardenal habría solicitado y obtenido financiación para Spes: la más reciente, en abril de 2018. Fueron 100.000 euros tomados del Penique de San Pedro, el recaudador de las ofrendas de los fieles para la caridad del Papa, bajo el control directo del Suplente de la Secretaría de Estado, o sea cardenal. Este dinero se utilizaría para realizar ajustes en las instalaciones de recepción de migrantes. 

También aparecen los fondos del CEI, unos 300.000 euros que el cardenal habría destinado a las arcas de la cooperativa para montar y organizar un bonito proyecto social, dado que la cooperativa emplea a unos 60 jóvenes en Cerdeña, una región plagada de desempleo. 

"Pensé, en 7 u 8 años que soy suplente nunca he hecho un trabajo de apoyo a Cerdeña", explicó Becciu, y subrayó que lo había hecho por amor a su diócesis y con plena conciencia de no cometer actos ilícitos. "No soy una persona corrupta", repitió varias veces en rueda de prensa. 

Sin embargo, los fiscales del Vaticano enviaron una solicitud de investigación a la Policía Financiera italiana, que informó de un posible delito

El cardenal afirma que no ha recibido ninguna notificación: "Espero que los magistrados me llamen. Sobre todo porque ahora no tengo los fueron de un cardenal que permite ser examinado sólo por el Papa. Soy un ciudadano como todos los demás. Llámenme, estoy listo para aclarar".

Sobre Bergoglio

“Me siento un poco aturdido, pero trato de ser realista. Es una cosa surrealista porque el jueves, hasta las 18:02, me sentí amigo del Papa, fiel ejecutor del Papa. Y luego el Papa, hablando, me dice que ya no tiene fe en mí porque los magistrados informaron que habría cometido actos de desfalco", dijo el cardenal. "Admito que el Santo Padre estaba en grandes dificultades, casi sufre para decírmelo. Yo insistí: "Dímelo"". 

"Esos 100.000 euros, es cierto, se los asigné a Caritas en Ozieri, pero queda a criterio del Suplente utilizar sumas de un fondo particular de la Secretaría de Estado para apoyar diversas obras benéficas", explicó el cardenal, quien era el Suplente. 

Pregunta: -¿Por qué precisamente en tu diócesis? 

Respuesta: "Porque la conocía y sabía que había una situación de emergencia de desempleo. Ese dinero no era mío, es del CEI. Llamé diciendo: 'Téngalo en consideración porque están por hacer un buen negocio que da trabajo a 60 familias'. (...) Estoy en deuda de haberlo recomendado, pero no hay reproche".  

Además, los 100.000 euros "siguen ahí" en la cuenta de Cáritas de Ozieri.

Muy importante lo que agregó el cardenal: "Nadie parece haber tocado la importante donación, reservada para un proyecto para los pobres: "Me enteré llamando a mi hermano y al obispo. Sentí que se levantaba un gran peso. Allí mismo, cuando habló el Papa, tuve la duda de que mi hermano los hubiera gastado para otros fines. Así que no insistí. Solo dije: si ya no confías en mí, simplemente dejaré mi mandato". En cambio, ese dinero no se utilizó". 

Becciu habla de un "fuerte malentendido" (...) Espero que el Santo Padre se dé cuenta de esto tarde o temprano". 

Pero a Jorge Bergoglio (papa Francisco) le resultaría complicado revocar la decisión y volver a conceder a Becciu los derechos del cardenalato, empezando por la votación en un posible cónclave. "El Santo Padre me ha pedido que renuncie a mis privilegios como cardenal. Vale, seguiré sin privilegios… Algún canonjista me lo explicará".

Interesante referencia de Becciu: muy raro eso de ser cardenal pero sin los derechos de cardenal. Insólito.

Los juicios que habrá

Con los abogados, el cardenal está dispuesto a demandar a los periódicos que han escrito "falsedades". 

"Vi que los periódicos tenían el objetivo es demostrar que Becciu ha enriquecido a su familia. No hice rica a mi familia. Puedes venir a Pattada y ver: tienen la misma casa, el mismo auto. Lo que escribieron son mentiras y estoy dispuesto en todo lugar a demostrarlo". 

También lo afirmaron sus familiares, quienes en un comunicado conjunto difundido por su abogado afirmaron que las noticias reportadas por algunos medios "son infundadas y maliciosamente falsas", con referencias "imaginativas e indemostrables".

Acerca de la otra acusación, de favorecer a su otro hermano, que es carpintero, para trabajar en las Nunciaturas de Angola y Cuba, donde era representante del Papa, también hubo una explicación. 

"Cuando yo era nuncio en Angola renové la casa. Los carpinteros no eran buenos, llamé a mi hermano y le dije que me hiciera dos puertas y me las enviara. ¡Eso es suficiente!". 

También en Cuba estaba reestructurando la Nunciatura y "era difícil encontrar material, un albañil de verdad ... Pensé que tenía un carpintero en casa. Le dije a mi hermano: "¡Ven!". 

Pregunta: -¿No fue un conflicto de intereses? 

Respuesta: -¿Qué se suponía que debía hacer? Le pregunté a la Secretaría de Estado y me autorizaron. Mi sucesor estuvo a y contento con el trabajo.

El ex prefecto de los Santos dice estar dispuesto a repetir todo frente a los magistrados: "No tengo miedo de que me detengan", declaró. 

Acerca de Francisco, agregó que no siente resentimiento: "Ayer le pregunté: ¿debería dejar mi vivienda? No, me dijo, por todo el trabajo que has hecho por mí, te la dejo. Renuevo mi confianza en el Santo Padre, le prometí fidelidad hasta el final. De hecho, al convertirme en cardenal, prometí entregar mi vida. No lo traicionaré jamás, estoy dispuesto a dar la vida por él".