icon

China invade Rusia buscando ampliar sus negocios

China Railway Construction Corporation (CRCCI), empresa que firmó con Mauricio Macri la renovación de 1.020 Km. de vías férreas entre Ciudad de Buenos Aires, Rosario y ciudad de Mendoza, por US$ 1.089 millones- se ha convertido en el 1er. contratista extranjero en ganar un acuerdo vial en Rusia, por de US$ 760 millones que, según los observadores, reforzará los lazos bilaterales, en días de gran presión de Occidente contra ambos.

Escalonada Torre Siuyumbiké, catedral con cúpulas azules y doradas de la Anunciación, y gran mezquita Qol Šärif, símbolos de Kazán, a orillas de los ríos Volga y Kazanka, capital de la República de Tartaristán: hasta aquí llegará la autopista china desde Moscú.

Un contrato, para construir una sección de los 729 km (450 millas) planificados de la autopista Moscú-Kazán, se adjudicó China Railway Construction Corporation (CRCCI) y se espera que allane el camino para una mayor inversión china en infraestructura en Rusia, reportó Laura Zhou, desde Beijing para South China Morning Post, de Hong Kong.

China Railway Construction Corporation Limited es una megaempresa de construcción que cotiza en Bolsa, constituida en 2007 para reflotar los activos de China Railway Construction Corporation (CRCCG) en Shanghai y Hong Kong. CRCCG retuvo los activos que no se consideraron aptos para cotizar en bolsa.

Zhou destaca que es la primera vez que una empresa china participa en el programa de Proyectos Nacionales de Rusia, cuyo objetivo es reactivar la economía del país, que está sometida a muy fuertes presiones por los bajos precios del petróleo, las sanciones occidentales y el impacto de la pandemia de covid-19.

Esta es la realidad de Rusia, que no trasciende en los medios de comunicación 'for export' que sí abundan en datos sobre otros países, y sólo mencionan buenas noticias locales.

El contrato se firmó antes de una reunión prevista para el 29/09 de la Comisión Intergubernamental para la Cooperación del Noreste de China y el Lejano Oriente y la Región de Baikal de Rusia. 

La reunión será copresidida por el viceprimer ministro Hu Chunhua y su homólogo ruso Yury Trutnev.

Tartaristán

La carretera Moscú-Kazán es parte del llamado corredor vial entre Europa Occidental y China Occidental, que se extiende más de 8.000 km desde la ciudad costera china de Lianyungang en el Mar Amarillo a través de Kazajstán y finalmente hasta la ciudad más occidental de Rusia, San Petersburgo.

CRCCI, una subsidiaria de la empresa estatal China Railway Construction Corporation (CRCC), inspeccionará, diseñará y construirá la 5ta. sección, de 107 km., de la carretera que une la capital de la República semiautónoma de Tartaristán de Rusia, en el suroeste con Moscú.

Tartaristán es 1 de las 22 repúblicas que, junto con otros territorios, es la Federación Rusa, el país más extenso del mundo. Su capital es Kazán y es parte de Europa.

Se espera que la carretera esté terminada en 2024 y reducirá el tiempo de viaje entre las 2 ciudades casi a la mitad, de 12 horas a 6 horas y 30 minutos.

No se dieron a conocer todos los detalles del acuerdo, pero Meng Tao, gerente general de la sucursal de CRCCI en Eurasia, dijo a la agencia china Xinhua que el contrato incluía todas las instalaciones relacionadas, incluidas las estaciones de peaje y de servicio.

Estrechando lazos

Moscú considera que la autopista es un elemento clave en su esfuerzo por impulsar las economías locales. 

En julio, el recién nombrado 1er. ministro Mikhail Mishustin lo describió como "una parte esencial del plan de acción nacional para mitigar las consecuencias del brote de coronavirus y apoyar a sectores clave de la economía".

Mishutin dijo que el proyecto daría a las regiones un impulso para el desarrollo acelerado, poniendo el crecimiento agregado esperado del Producto Regional Bruto en más de 500.000 millones de rublos (US$ 6.500 millones) para 2050.

Los observadores regionales dijeron que el acuerdo podría verse como un esfuerzo por cimentar los lazos económicos en un momento en que ambos países estaban bajo una presión creciente de Occidente.

Beijing ha estado en una serie de enfrentamientos amargos con USA en diversas actividades, mientras que Moscú, que ya está bajo sanciones por su anexión de Crimea en 2014, enfrenta nuevas críticas por el envenenamiento del prominente crítico de Putin, Alexei Navalny.

Prueba piloto

En 2013 se acordó un ferrocarril de alta velocidad financiado conjuntamente por US$ 22.000 millones entre Kazán y Moscú, pero ha habido pocas señales de progreso después de que el anuncio encontró una fuerte oposición en Rusia por su precio.

"El costo de las carreteras es mucho menor que el del ferrocarril de alta velocidad y también podría ayudar a las 2 partes a impulsar los lazos bilaterales y lograr el objetivo de US$ 100.000 millones [en comercio] este año bajo la pandemia", dijo Li Lifan, experto de la Academia de Ciencias Sociales de Shanghai.

Artyom Lukin, profesor asociado de la Universidad Federal del Lejano Oriente de Rusia, señaló que CRRCI fue la única empresa de construcción extranjera que ganó un contrato.

"Podría ser una prueba", dijo. “Si va bien, las empresas chinas podrían conseguir más contratos en la construcción de carreteras de Rusia y otros grandes proyectos de infraestructura. Empresas chinas como CRCC se encuentran entre los líderes mundiales en la realización de grandes proyectos de infraestructura. Al otorgar un contrato a CRCC, el gobierno ruso puede estar buscando aprender de la experiencia china".

La Nueva Ruta de la Seda

Bajo la emblemática iniciativa "Nueva Ruta de la Seda, del presidente Xi Jinping, China se ha embarcado en los últimos años en un ambicioso programa de inversión y construcción de carreteras, puertos, puentes y ferrocarriles que conectan con Asia, Europa y más allá.

En contraste, la inversión china en infraestructura rusa ha sido relativamente tranquila y principalmente en el sector energético, a pesar de su interés compartido en mejorar los vínculos en todo el supercontinente euroasiático.

Según Lukin, esto se debe en parte a que los gobiernos locales, aunque estaban desesperados por invertir, preferían las empresas rusas a los contratistas chinos. 

Pero, dijo, parecía que se habían hecho algunos compromisos.

"Si China comienza a invertir masivamente en infraestructura rusa, algunos contratos deben otorgarse a empresas chinas, pero una parte significativa también debe ir a contratistas rusos", dijo Lukin.

"La decisión de involucrar a CRCC en la construcción de la autopista Moscú-Kazán puede ser una señal de que Moscú y Beijing están buscando una solución de compromiso que finalmente podría traer la muy necesaria inversión china en la infraestructura de Rusia".