icon

Un antiparasitario contra la COVID-19

La ivermectina se utiliza hace 3 décadas para tratar enfermedades causadas por parásitos. Un equipo de argentinos comprobó su efectividad contra el Sars-coV-19. 

Científicos australianos habían probado el antiparasitario en ensayos in vitro. Luego un equipo argentino lo aplicó con éxito a 45 voluntarios con COVID-19.

En el medio de la espera por la vacuna contra el coronavirus, los laboratorios y instituciones sanitarias buscan tratamientos con fármacos accesibles y seguros que ayuden a controlar la pandemia. 


Un grupo de científicos argentinos se basó en los avances australianos sobre un antiparasitario y lo estudió en un ensayo clínico con 45 pacientes que tenían coronavirus. 

Se trata de la ivermectina, un antiparasitario administrado en humanos y en animales hace más de 3 décadas. 

Comúnmente se utiliza el fármaco para curar la Oncocercosis, una enfermedad trasmitida por moscas que puede llevar a provocar ceguera. Pero también demostró ser útil para disminuir la carga viral del Sars-coV-19 en las personas. 

El estudio indicó que con una dosis de 0,6 miligramos por kilogramo de peso, la ivermectina elimina rápidamente el virus en las etapas tempranas de la infección, sobre todo en los primeros 5 días. 

El ensayo fue una colaboración público-privada y se llevó a cabo en dos sedes del Centro de Educación Médica e Investigaciones Clínicas “Norberto Quirno” (CEMIC), en el Hospital Cuenca Alta de Cañuelas y en el Hospital de Infecciosas Francisco Javier Muñiz.

De ahora en adelante resta esperar que el equipo finalice las investigaciones que establecerán los métodos de aplicación.