icon

Johnson & Johnson comienza la prueba clave de su vacuna de 1 dosis contra covid-19

Johnson & Johnson ha comenzado a inyectar a hasta 60.000 voluntarios en un estudio de su vacuna contra covid-19, lo que marca el 1er. gran ensayo en USA de una inoculación que puede funcionar después de 1 sola inyección. Hasta ahora, las vacunas en desarrollo o la rusa Sputnik V consideran 2 vacunaciones para generar inmunidad.

Una inyección de 1 dosis parece más práctica en el intento de dejar atrás la pandemia.

J&J es el fabricante de vacunas N°4 en trasladar su estudios a humanos en USA. Si la experiencia resulta tal como se espera, el ensayo podría arrojar resultados hacia fin de año, lo que permitiría a la compañía buscar una autorización de emergencia a principios de 2021, en caso de que resultar eficaces, informó el director científico de Johnson & Johnson, Paul Stoffels.

"Estamos convencidos de que la dosis única podría ser muy eficaz", agregó.

El estudio compara la vacuna contra una inyección de placebo, con el objetivo de mostrar si reduce los casos de covid-19 de moderado a grave. 

J&J publica sus planes de prueba detallados el miércoles 23/09. Sus competidores en este objetivo de vacunas, Pfizer Inc., Moderna Inc. y AstraZeneca Plc ya han hecho lo mismo.

“Es probable que se requieran múltiples regímenes de vacunas covid-19 para satisfacer la necesidad global”, dijo Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, en un comunicado. 

La vacuna de J&J "puede ser especialmente útil para controlar la pandemia si se demuestra que es protectora después de una sola dosis".

El estudio de J&J está casi 2 meses por detrás de los de Moderna, que trabaja con NIAID, y Pfizer, en asociación con BioNTech SE, cuyas pruebas de etapa final comenzaron a fines de julio. 

Pfizer prometió obtener resultados de eficacia a fines de octubre. Pero todas esas vacunas utilizan regímenes de 2 dosis.

Por ese motivo, la vacuna de J&J podría ofrecer una ventaja en la distribución de dosis.

Además, la compañía dijo que su vacuna se puede almacenar a la temperatura del refrigerador durante 3 meses, mucho más tiempo que la vacuna Pfizer, que requiere congelación profunda para su almacenamiento a largo plazo.

El producto está hecho de un virus contra la gripe convencional, llamado adenovirus, que se modifica para hacer copias de la proteína de pico del coronavirus, que el patógeno usa para ingresar a las células. 

El virus alterado no puede replicarse en humanos, pero induce una respuesta inmune que prepara al cuerpo para una infección real por covid-19. La vacuna fue desarrollada con investigadores de la Universidad de Harvard que han pasado años trabajando en la plataforma de la vacuna contra el adenovirus, que también se usa en la vacuna contra el ébola de J&J.

El laboratorio está llevando a cabo el estudio junto con el NIAID y la Autoridad de Investigación y Desarrollo Biomédico Avanzado en USA, Brasil, México, Sudáfrica y otros países. 

Incluirá una representación significativa entre las personas mayores de 60 años, así como las minorías con un riesgo desproporcionado de infectarse, incluidos los pueblos negros, hispanos, indígenas estadounidenses y nativos de Alaska, según un comunicado.

J&J también acordó colaborar con el Reino Unido en un ensayo clínico de fase 3 separado que probará un régimen de 2 dosis de la vacuna en varios países, según Stoffels.

La decisión de comenzar el ensayo en la etapa final se basó en datos de un estudio humano anterior que mostró que 1 sola inyección era segura y estimulaba una fuerte respuesta inmunitaria, dijo Stoffels. 

Los estudios en animales mostraron que 1 sola inyección protegió a 5 de 6 monos macacos de la infección después de la exposición, según un estudio publicado en Nature en julio.