icon

Más cerca de una medicación anti-obesidad

Además de los efectos perniciosos ya conocidos de la enfermedad, la investigación en el campo cobró relevancia a raíz de la pandemia ya que posiciona a las personas en desventaja frente al virus de la COVID-19. 

En el mundo hay 1.900 millones de personas con obesidad y al año la enfermedad está detrás de alrededor de 2,8 millones de muertes.

La obesidad es una enfermedad con cada vez mayor prevalencia mundial y cuyas consecuencias no se registra exhaustivamente, ya que es un factor de riesgo para múltiples afecciones y causas de muerte


En este contexto, un equipo de investigación encontró la posibilidad de diseñar un fármaco que ayude a tratar la obesidad y sus derivados. El funcionamiento consistiría en suprimir el efecto de una proteína que favorece la inflamación. 

Se trata de la proteína Fgr y el objetivo a largo plazo es tener un medicamento oral que la inhiba en la misma mitocondria, que es dónde se produce la energía a nivel celular. "Es un reto complicado, pero no imposible" dijeron los coordinadores del estudio a El Confidencial. 

Luego de evidenciar que esta proteína tiene potencial preventivo de la obesidad, actualmente el grupo se propone aislarla para evitar que el futuro medicamento genere efectos adversos. 

Sin embargo, es la dieta excesivamente calórica la que causa obesidad. Por lo tanto debe ser el principal foco de trabajo para mitigar los daños de la enfermedad. 

El equipo de investigación está dirigido por José Antonio Enríquez y David Sancho, del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) y fueron publicados en la revista Nature Metabolism.