icon

Mercados en previsible crisis, difícil saber qué cambió el humor y mejor desconfiar

Las acciones mundiales sufrieron un fuerte golpe el lunes 21/09, mientras que los bonos del gobierno se recuperaron y el dólar estadounidense rompió una racha perdedora debido a una oleada de nervios sobre el destino de la recuperación económica y un posible nuevo conjunto de bloqueos para hacer frente a la pandemia del coronavirus. El índice S&P 500 cayó un 1,2%, el 4to. día a la baja consecutivo para las acciones estadounidenses, que se han mantenido bajo presión desde la reunión más reciente de la Reserva Federal sobre política monetaria la semana pasada. Ahora bien, ¿es posible creer que es sólo especulación o realmente se terminó el boom?

Las pérdidas del lunes fueron amplias: 10 de los 11 sectores en el S&P 500 cayeron, liderados por grupos económicamente sensibles como materiales e industriales, que cayeron 3.4%. El sector de la tecnología, que ha impulsado gran parte del notable repunte del mercado de valores desde marzo, fue el único grupo que terminó el día en verde, con un aumento del 0,8%.

Nada de lo que está ocurriendo en los mercados es nuevo. La diferencia es que en el pasado, los traders y brokers no querían verlo, y ahora sí. La pregunta (sin respuesta precisa) debería ser: ¿Qué cambio que quienes no querían verlo cambiaron de opinión? Esto nadie lo ha respondido.

Pero hay otra pregunta: ¿Acaso el mercado se está 'depurando' para una nueva ofensiva? Motivos nunca faltarán porque los mercados no precisan de realidades sino que puede fabricarlas.

Por lo tanto, todo lo que se dice ahora es viejo, nada es nuevo. Es posible creer que en el Reino de los Especuladores hay algo más que hay que averiguar más rápido que tarde para posicionarse antes que el resto.

La jornada

El Promedio Industrial Dow Jones cayó más de 500 puntos, cayendo a la par con los precios del petróleo y el oro y provocando preocupación entre algunos inversionistas de más turbulencias en el futuro.

Las caídas simultáneas en varias clases de activos provocaron ansiedad en algunos inversores y comerciantes que temen que se repita la agitación del mercado de marzo. Los precios del petróleo en USA cayeron 4,4% y el oro, un refugio tradicional, cayó 2,6% a su cierre más bajo desde finales de julio.

Las pérdidas del lunes fueron amplias: 10 de los 11 sectores en el S&P 500 cayeron, liderados por grupos económicamente sensibles como materiales e industriales, que cayeron 3.4%. El sector de la tecnología, que ha impulsado gran parte del notable repunte del mercado de valores desde marzo, fue el único grupo que terminó el día en verde, con un aumento del 0,8%.

Las acciones cobraron fuerza durante gran parte del verano, pero la confianza ha decaído en septiembre. Los inversores dicen que están cada vez más incómodos con las perspectivas de la economía estadounidense, ya que la perspectiva de un paquete de estímulo fiscal adicional parece cada vez más remota en una acalorada campaña electoral en USA.

Toma de ganancias

Los inversores habían expresado su decepción porque el banco central estadounidense (la Reserva Federal o Fed) no explicó con mayor detalle sus planes para respaldar la recuperación económica a través de su programa de compra de bonos, que lanzó en marzo en medio de un aumento de la volatilidad.

Más allá de la Fed, Patrick Leary, estratega en jefe de mercado de Incapital, señaló como problemas las próximas elecciones presidenciales en USA en noviembre, así como el enfrentamiento entre demócratas y republicanos sobre un nuevo paquete de ayuda. Los responsables de la formulación de políticas no han podido llegar a un compromiso sobre la cantidad de estímulos nuevos que deben proporcionar, lo que pone en peligro una recuperación económica que comenzó de manera vacilante en mayo.

“Hay pocas razones para no tomar ganancias... antes de algo tan volátil como las elecciones”, dijo Leary. Además, “hay suficientes razones para preocuparse de que pueda haber daños a largo plazo en la economía”.

"Las probabilidades de que obtengamos un paquete de estímulo antes de las elecciones son probablemente tan cercanas a 0", dijo Jim Tierney, director de inversiones para el crecimiento en USA, de AllianceBernstein. "Las acciones que necesitaban estímulo se están viendo muy afectadas hoy".

Delta Air Lines cayó 9,2%, mientras que Kohl's retrocedió 8,1%, y Halliburton 8,5%.

Londres

La renovada preocupación por el virus asestó un golpe a las acciones bancarias y de viajes en todos los mercados, haciendo que Bank of America cayera 4% y United Airlines 10% en un momento. 
El Reino Unido está considerando restricciones de bloqueo más estrictas como resultado del aumento del número de casos.

Patrick Vallance, asesor científico en jefe de Gran Bretaña, advirtió que podría haber 50.000 nuevas infecciones cada día a mediados de octubre si el virus continuaba propagándose al ritmo actual. 

Las nuevas infecciones en el Reino Unido se duplican cada 7 días, dijo.

El FTSE 100 de Londres cayó 3,5%, derribado en parte por el sector de viajes. 

Las acciones del propietario de British Airways, IAG, cayeron 12%, mientras que Trainline perdió 13% e InterContinental Hotels bajó casi 4%.

Los precios del petróleo también cayeron 4%, a US$ 40, el barril para el Brent de referencia, ya que los operadores se mostraron ansiosos por las perspectivas de la demanda de energía. 

La caída afectó duramente al gigante energético BP, haciendo que el precio de sus acciones bajara 4% a un mínimo en varias décadas.

En el Reino Unido, los prestamistas, incluidos Lloyds Banking Group y Barclays, cayeron. Las acciones de Deutsche Bank bajaron hasta 8%, su mayor caída en un día desde abril.

Las acciones de HSBC que cotizan en Londres cayeron 5% a su punto más bajo en más de 20 años y las acciones del banco que cotizan en Hong Kong se hundieron a su punto más bajo en más de 25 años.

La venta masiva se debe "principalmente a lo que está sucediendo en términos de Covid-19 y posibles nuevas cuarentenas", dijo Artur Baluszynski, jefe de investigación del administrador de inversiones Henderson Rowe.

La pandemia

Los analistas de Deutsche Bank dijeron: “Esperamos que el ritmo de recuperación se desacelere durante los próximos trimestres en la mayoría, si no en todas las economías, ya que el virus se propaga más rápido con la llegada del clima frío en el hemisferio norte y gracias a una probable interrupción en apoyo fiscal de USA hasta después de las elecciones de noviembre”.

Sin embargo, a pesar de los temores de renovados cierres y la incertidumbre que plantean las elecciones estadounidenses, la venta masiva debería "resultar bastante limitada dada la gran abundancia de apoyo del banco central y del gobierno, que en última instancia debería colocar un piso sólido debajo de los mercados" , dijo Candice Bangsund, vicepresidenta y gerente de cartera de Fiera Capital.

Nick Nelson, jefe de estrategia de renta variable europea de UBS, dijo que los mercados habían estado "analizando" hasta las crecientes cifras de infecciones. Pero es poco probable que la liquidación sea tan dramática como la de marzo, agregó: "Esto se siente más como una corrección de un rally que había ido un poco demasiado lejos".