icon

Escuelas sustentables, un ideal presente en Argentina y creciente en el mundo

La construcción de estos establecimientos está fundada en el método del arquitecto ambientalista Michael Reynolds. En América Latina hay dos, uno en Argentina y otro Uruguay. 

La segunda escuela pública sustentable de América Latina, en Mar Chiquita.

Otras construcciones del método Earthship del arquitecto Michael Reynolds.

Al interior de las escuelas los niños se encargan de cuidar las plantas.

El paso del tiempo viene demostrando que son los más jóvenes quienes tienen un mayor compromiso con el medioambiente. Referentes mundiales como Greta Thunberg lideran generaciones que exigen cambios reales. 


En este contexto surgió el proyecto de escuelas sustentables y nació la primera en América Latina, en la localidad de Jaureguiberry (Uruguay) en 2012. Actualmente 74 niños son educados en las instalaciones, que también recibe miles de visitantes al año para conocer el sistema. 

Asimismo Argentina es sede de la segunda escuela pública sustentable, ubicada en Mar Chiquita, que funciona desde 2018 y fue construida por decenas de jóvenes voluntarios. 

La institución es amigable con el medioambiente porque:
- Fue construida con residuos, como neumáticos y botellas.
- Produce alimentos orgánicos que los mismos niños cuidan.
- Genera y utiliza energías limpias con paneles solares. 
- Es una infraestructura con acondicionamiento térmico, es decir que utilizaron la ubicación y orientación para evitar calores o fríos excesivos. 
- Reutiliza el agua de lluvia para tomar o limpiar.

El paradigma base de los establecimientos es el método Earthship, del arquitecto ambientalista Michael Reynolds, que se dedica a establecer infraestructuras similares alrededor del mundo.