icon

Cuba vive de deudas que no paga pero cada día adeuda más

Después de la Guerra Fría y la desintegración de la Unión Soviética, Rusia y las repúblicas de Asia Central hicieron reformas económicas y se creó la Comunidad de Estados Independientes por los presidentes de las exrepúblicas soviéticas. En 1994, el presidente de Kazajistán, Nursultán Nazarbáyev, sugirió la idea de la creación de un bloque regional económico como contrapeso a la Unión Europea, la Unión Económica Euroasiática (UEE). En 1995 Bielorrusia, Kazajistán, Rusia, y luego Kirguistán y Tayikistán establecieron una unión aduanera. Ahora Cuba ingresaría al grupo aunque, por ejemplo, Cuba no está pudiendo pagar a Rusia sus deudas.

La causa de la deuda de Cuba es la ineficiencia endémica del sistema político económico vigente, que provoca la destrucción del patrimonio productivo y la incapacidad de la economía de generar riquezas. Así Cuba logra una coincidencia llamativa: endeudarse y descapitalizarse a la vez. Y el embargo de USA permite culpar por todo esto a alguien externo.

La presidenta del Senado ruso, Valentina Matviyenko, expresó el apoyo de su país a Cuba, que busca convertirse en el Estado observador de la Unión Económica Euroasiática (UEE).

Matvienko se reunió con el vicepresidente del Consejo de Ministros cubano, Ricardo Cabrisas, quien viajó a Moscú para negociaciones con el vice primer ministro ruso Yuri Borísov. 

Ambos copresiden la Comisión Intergubernamental Rusia-Cuba.

"Sabemos que usted tiene previsto también celebrar consultas sobre el estatus de país observador de la UEE, tiene previsto reuniones con el presidente de ese organismo (...) Estamos interesados en que esas negociaciones concluyan con éxito", dijo la jefa de la Cámara alta.

La UEE aglutina a Armenia, Bielorrusia, Kazajistán, Kirguistán y Rusia. 

Moldavia es el país observador de la organización, un statu-quo de cercanía que ahora reclama Cuba.

Matvienko invitó al presidente de la Asamblea Nacional de Cuba, Esteban Lazo Hernández, a que visite Rusia cuando termine la epidemia de coronavirus.

Deuda

Esto sucede en días en los que Cuba tiene dificultades para cumplir sus obligaciones con Rusia, admitió Cabrisas durante la reunión con Matviyenko. 

Cabrisas explicó que el retraso de los pagos se deben al embargo económico impuesto y la pandemia del coronavirus.

"Son dos factores que están repercutiendo en nuestra economía e impactan en nuestras relaciones económicas bilaterales, porque a consecuencia de ello hemos tenido algunos atrasos en 2020 para cumplir nuestras obligaciones", afirmó Cabrisas, según el Departamento de Prensa del Senado ruso.

Por este motivo, "y de acuerdo con las regulaciones y mecanismos existentes", señaló el alto funcionario cubano, "prácticamente está paralizado todo nuestro intercambio, nuestro comercio".

Cabrisas advirtió que "lo peor es que es difícil pronosticar cuándo podremos superar el impacto de la pandemia no solo en Cuba, sino en general".

"Lo peor es que es difícil pronosticar cuándo podremos superar el impacto de la pandemia no solo en Cuba, sino en general"

Según Matviyenko, el presente encuentro entre copresidentes de la comisión intergubernamental Rusia-Cuba marcará la continuidad de los acuerdos establecidos durante la visita de la delegación de la Asamblea Nacional de Cuba a Rusia en noviembre de 2019.

Durante su mandato, Raúl Castro logró la condonación del 90% de la deuda que Cuba adquirió en tiempos de la Unión Soviética. México condonó el 70% de los US$ 487 millones que había prestado a la Isla y Japón le perdonó casi US$ 1.000 millones de una antigua deuda en 2014. 

También Vietnam y China le condonaron parte de sus acreencias.

La Isla ha incumplido varios de los acuerdos de condonación. En agosto, Argentina reclamó al Gobierno cubano US$ 2.700 millones que permanecen desde los años '70. 

España paralizó formalmente el acuerdo de condonación de parte de la deuda al que había llegado con Cuba en 2015, que afectaba a pagos pendientes.

Por su parte, los países que conforman el Club de París ofrecieron en junio a Cuba una moratoria de 1 año para el pago de su deuda (La Habana había solicitado 2 años de margen y la exención de las sanciones por pagos atrasados debido a la pandemia del coronavirus).

La deuda externa de la Isla US$ 18.200 millones en 2016, el último año que la Isla reportó datos oficiales, y desde entonces la cifra se ha incrementado sustancialmente, según varios economistas cubanos.