icon

El Alzheimer en medio de las consecuencias de la pandemia

Al igual que con otras afecciones, el aislamiento, la alteración de la rutina y los cambios bruscos han acelerado el desarrollo de la enfermedad.

La demencia afecta a 50 millones de personas en todo el mundo, y el Alzheimer es la forma más común.

El 21 de septiembre es el Día Mundial del Alzheimer, una enfermedad neurodegenerativa que abarca entre el 50 y 70% de todos los casos de demencia. En concreto, la persona pierde la capacidad de realizar determinadas actividades ya sean complejas, o simples y cotidianas. 


La mayoría de las veces aparece en mujeres y este año la fecha se tiñe por los efectos secundarios de la pandemia. 

El aislamiento, el cambio de la rutina y la desorientación han acelerado el desarrollo de la enfermedad, como sucede con prácticamente todas las afecciones degenerativas. 

En este caso, es originada porque al interior del cerebro algunas neuronas se alteran o mueren a causa del crecimiento de proteínas anómalas. Esto genera que en primera instancia se pierda la memoria, y luego con el paso del tiempo se dificultan otras habilidades intelectuales como:

# la resolución de problemas
# tareas domésticas 
# la orientación temporal y/o espacial 
# la asociación de imágenes con objetos 
# el lenguaje
# ordenar los objetos como estaban habitualmente

Mientras algunos de estos síntomas pueden aparecer como simples signos de la edad, cuando son sistemáticos y aumentan su frecuencia es importante la consulta médica. 

A comparación de las décadas anteriores, hay un aumento de diagnósticos de Alzheimer debido, en parte, al mejoramiento de la calidad y esperanza de vida de la población general. Esto repercutirá en un acrecentamiento exponencial en los próximos años.