icon

Una oferta para cambiar el negocio de la seguridad privada en el mundo

G4S es la empresa de seguridad más grande del mundo, con operaciones en 90 países y casi 600.000 empleados, el empleador privado N°3 más grande del mundo. La empresa nació en 2004 cuando la londinense Securicor se fusionó con la danesa 4 Falck, que en 2002 había comprado The Wackenhut Corporation, de USA. G4S enfrenta una oferta pública de adquisición hostil de £ 3.000 millones respaldada por la firma de capital privado BC Partners, que solicita el apoyo de los accionistas después de que G4S rechazó ya 3 veces sus ofertas en 3 meses.

Stephan Crétier es un empresario y empresario canadiense, presidente fundador y director ejecutivo de GardaWorld, proveedores de seguridad privada líder en el mundo. Crétier fundó GardaWorld en 1995 con una inversión de US$ 25.000, que recaudó al colocar una 2da. hipoteca en su casa.

Batalla abierta en la Bolsa londinense. GardaWorld, con sede en Montreal (Canadá), en la que BC Partners posee 51% de las acciones, ofreció un valor de capital de £ 3.000 millones por G4S mientras pidió a los accionistas de G4S obligar a su directorio a dialogar con ellos, afirmando que fueron "ignorados" en repetidas ocasiones después de un acercamiento inicial el 15/06. 

G4S ya respondió que su directorio había rechazado por unanimidad la oferta porque “subvalora significativamente a la empresa y sus perspectivas”.

La oferta fue "altamente oportunista, ya que se produjo en un momento de severa turbulencia en los mercados financieros globales", agregó G4S, y aconsejó a los accionistas que "no tomen absolutamente ninguna acción" en relación con ella.

La disputa

BC Partners ha pasado imaginando la compra de G4S cada día desde que invirtió en GardaWorld en 2019, según una persona familiarizada con la oferta.

Precisamente Stephan Crétier, extrovertido fundador y director ejecutivo de GardaWorld -y ex árbitro de béisbol en Canadá aunque hoy día reside en Dubái, Emiratos Árabes Unidos-, es el rostro de la oferta, y quien promete "construir un campeón mundial, un líder mundial en seguridad".

GardaWorld ya es la empresa de seguridad privada más grande del mundo, con operaciones que van desde personal de seguridad aeroportuaria hasta equipos de guardaespaldas para diplomáticos.

“No me iré (de la oferta) a menos que los accionistas (de G4S) me lo digan”, afirmó al Financial Times. "Vamos a hacer todo lo posible para convencerlos (de que respalden un acuerdo)".

"Es una oferta que creemos que sus accionistas considerarían muy seriamente", dijeron el presidente de BC Partners, Raymond Svider; y Crétier, en una carta al presidente de G4S, John Connolly, el 31/08. "Ahora puede optar por participar, lo cual esperamos hará y daría la bienvenida, o no." 

El acuerdo se financiaría con capital de BC Partners y deuda que 3 bancos ya habían acordado proporcionar, agregó la carta. 

Las acciones de G4S se desplomaron al comienzo de la pandemia en febrero y marzo, pero desde entonces han recuperado parte de su valor.

BC Partners compró una participación en GardaWorld con la intención de reactivar el acuerdo con G4S que habían intentado los canadienses.

En los recientes 7 años -en verdad desde los Juegos Olímpicos de Londres en 2012, cuando no pudo reclutar suficiente personal de seguridad y los organizadores debieron llamar al ejército inglés-, G4S ha intentado enfocarse en servicios de seguridad como CCTV (circuito cerrado) y proporcionar sistemas para controlar el acceso a los edificios, que la ubica en competencia directa con GardaWorld. 

Según FT, G4S acaba de ganar la operación de una nueva prisión en Wellingborough, Northamptonshire, a pesar de la decisión de quitarle en 2018 un contrato para administrar la prisión de Birmingham, después de que los inspectores la encontraron “excepcionalmente violenta”.