icon

Jeanine Añez renuncia a su candidatura para evitar el triunfo del MAS en Bolivia

Franklin Pareja cuestionó el proceder de los partidos opositores al MAS por permitir que intereses corporativos, regionales e incluso personales se interpongan en la formación de una alianza sólida que pueda derrotar al masismo. “Estas conformaciones políticas anteponen intereses corporativos de la agroindustria, la banca el sector de la construcción y otros; anteponen intereses regionales entre oriente y occidente; y por último, anteponen intereses personales porque hablan de unidad a partir de su auto referencialidad, es decir a partir de sí mismos”. Sostuvo que el único candidato con posibilidades de hacerle frente al MAS es Carlos Mesa.

A través de un mensaje grabado, la presidenta interina boliviana Jeanine Áñez anunció la renuncia a su candidatura para las elecciones del 18 de octubre. Acompañada de Samuel Doria Medina, su compañero de fórmula, la mandataria aseguró que tomaba esta decisión “por el bien mayor”, para evitar dispersar el voto del bloque antimasista que podría generar que el MAS ganara en primera vuelta.

Áñez había anunciado su candidatura para la presidencia el 24 de enero, en medio de las críticas de sus detractores y antiguos aliados, que le reclamaban que cumpliera el rol de presidencia transitoria y que garantizara la realización de las elecciones. Pocos días después, anunció como su acompañante de fórmula a Samuel Doria Medina a través de la alianza Juntos, que unía de vuelta a Demócratas, Unidad Nacional y fuerzas locales como Sol.Bo y Unidos de Tarija.

Una explicación

Luego de conocerse los resultados de la encuesta “Tu Voto Cuenta”, el analista Franklin Pareja advierte una peligrosa fragmentación de las fuerzas opositoras al Movimiento al Socialismo (MAS) que no han logrado convencer programáticamente a la población. Estas circunstancias hacen que a pesar de presentar su peor desempeño en años, esté primero en las encuestas.

Franklin Pareja señaló que los recientes datos presentados a la población, muestran que a pesar de tener su peor desempeño en campaña a lo largo de una década, el Movimiento al Socialismo estaría a punto de ganar las elecciones.

Él atribuyó las cifras alcanzadas por el MAS al voto duro de esta tienda política, que pertenece al bloque popular que no ha logrado hallar otra opción a la cual migrar, por encontrar en las otras tiendas políticas a adversarios antagónicos. De esta manera es posible que el porcentaje perdido por el partido de Evo Morales vaya a sumar a los votos blancos antes que a otra fuerza política.

Pareja cuestionó el proceder de los partidos opositores al MAS por permitir que intereses corporativos, regionales e incluso personales se interpongan en la formación de una alianza sólida que pueda derrotar al masismo.

“Estas conformaciones políticas anteponen intereses corporativos de la agroindustria, la banca el sector de la construcción y otros; anteponen intereses regionales entre oriente y occidente; y por último, anteponen intereses personales porque hablan de unidad a partir de su auto referencialidad, es decir a partir de sí mismos” manifestó el analista.

El desgaste

Las primeras encuestas le dieron a Áñez un porcentaje de votos prometedor que fue subiendo con el tiempo hasta pelearle el 2do.lugar a Carlos Mesa, pero llegó la pandemia de coronavirus, la postergación de las elecciones y los múltiples problemas de gestión que la fueron desgastando paulatinamente.

a candidatura de Áñez generó mucha polémica a nivel nacional e internacional. A la presidenta de facto se le señala por hacer campaña con recursos del Estado y por perseguir judicialmente a la oposición, con el mandatario depuesto Evo Morales como principal objetivo.

La organización Human Rights Watch señaló en un reciente informe que el Gobierno de Áñez ha usado a las instituciones de seguridad y justicia para perseguir a personas vinculadas con Morales. 

"Ha presionado de forma pública a fiscales y jueces para que actúen de manera favorable a sus objetivos, dando lugar a investigaciones penales contra más de 100 personas vinculadas al gobierno de Morales o simpatizantes por supuestos delitos de sedición o terrorismo", señaló la organización. 

En el caso del mandatario depuesto, quien enfrenta cargos por terrorismo, Human Rights Watch alertó que, "a la luz de las pruebas", estas imputaciones "parecen responder a motivaciones políticas". 

Evo Morales fue inhabilitado por el Tribunal Supremo Electoral (TSE) para competir por el Senado por Cochabamba, con el argumento de que no cumplía con el requisito de residencia permanente. El mandatario depuesto se encuentra asilado en Argentina porque su vida corría peligro tras el golpe de Estado en su contra.