icon

La mayoría de diagnósticos de linfoma se dan 6 meses después del primer síntoma

Es un tipo de cáncer del sistema linfático que incluye ganglios y vasos. Los síntomas son poco precisos, por eso se pide a las personas que los identifiquen, estén alerta y que no esperen para acudir al médico. 

El 75% de las personas que reciben el diagnóstico de linfoma no conoce los síntomas y el 73% desconocía la enfermedad.

Cada 15 se septiembre se conmemora el Día Mundial de Concientización sobre el Linfoma con el objetivo de aumentar el conocimiento público sobre este tipo de cáncer ya que en Argentina, por ejemplo, el 73% de los enfermos desconocían la enfermedad antes.

Los 4 mil casos que se diagnostican al año en el país tienen altos porcentajes de supervivencia, aunque muchas veces se dan de forma tardía. En promedio, el 58% ellos acudió al médico después de 6 meses del primer síntoma.

A nivel global hay alrededor de 1 millón de personas con este cáncer que afecta al sistema linfático, compuesto por los ganglios y una red de vasos conectores, denominados vasos linfáticos.

Estos órganos están presentes en todo el cuerpo y son vitales para defender al organismo de los agentes externos ya que forman parte del sistema inmunológico.

Algunos de ellos se pueden palpar, como los que se encuentran en el cuello, las axilas o la ingle. Pero otros son profundos, y se hallan al interior del tórax y abdomen.

Según la ONG Asociación Civil Linfomas de Argentina (ACLA):

- El 75% de los diagnosticados no conocía los síntomas.

- El 90% de posibilidades de cura en LH detectado en forma temprana.

- El 62% fue diagnosticado erróneamente.

Señales

El linfoma puede afectar a varones, mujeres y niños de cualquier edad y puede aparecer en sus diversos tipos. A grandes rasgos, se los diferencia entre Linfoma de Hodgkin y los Linfomas No Hodgkin que son los de mayor incidencia e incluyen más de 60 subtipos.


De acuerdo con ACLA los síntomas de la enfermedad son:


- Sudoración nocturna 

-Aumento de la temperatura hasta los 38 grados por la noche

- Pérdida de peso

- Escalofríos

- Fatiga / falta de energía

- Pérdida del apetito

- Tos

- Picazón persistente en todo el cuerpo y/o erupciones

- Falta de aire

- Dolor de cabeza

A pesar que el diagnóstico no es fácil porque no existen pruebas específicas que detecten este cáncer, es fundamental acudir al médico de forma temprana para mejorar el pronóstico.