icon

Coronavirus: a Europa le esperan dos meses con mayor mortalidad

El director de la OMS para el viejo continente afirmó que en octubre y noviembre aumentará la mortalidad, a pesar que "los países no tienen ganas de escuchar malas noticias". 

El aumento de la movilidad entre e intra países genera el aumento de casos positivos en Europa.

A seis meses del inicio de la pandemia, en el viejo continente se prenden las alarmas por la multiplicación de zonas con rebrotes. 

Así lo afirmó ayer el director de la OMS en Europa, el médico Hans Kluge, a pesar que "los países no tienen ganas de escuchar este tipo de malas noticias y lo entiendo".

Los números de fallecidos se mantienen por el momento por debajo de los 500 en el continente pero se prevé que es el inicio de la segunda ola. No obstante las cifras no pueden compararse a las de febrero o marzo debido a que en aquellas instancias los testeos eran muy pocos.

Además el vocero de la OMS se refirió a la vacuna y contó que "escucho todo el tiempo: 'la vacuna va a ser el fin de la epidemia'. ¡Por supuesto que no!”.

"Ni siquiera sabemos si la vacuna va a ser eficaz para todos los sectores de la población. Recibimos algunas señales de que será eficaz para algunos pero no para otros". Es decir que "si debemos encargar vacunas diferentes será una pesadilla logística".

También aprovechó para remarcar la importancia de poner la salud pública sobre la política. Hay que basar las gestiones, "en datos epidemiológicos y de salud pública", dijo y sentenció que "en un cierto número de país, vemos que la política se impone a los científicos. Y también en un cierto número de países, vemos que la gente duda de la ciencia. Es muy peligroso".

Como cierre, destacó que la pandemia se terminará "de un momento a otro". "El fin de esta pandemia será el momento en que, como comunidad, hayamos aprendido a vivir con ella. Y eso depende de nosotros. Es un mensaje muy positivo".


Cómo se enfrenta la posible segunda ola

España lidera la cantidad de casos positivos luego de la apertura de la movilidad interprovincial y de las salidas a bares. También Italia, Reino Unido, República Checa y Francia registran aumentos de infectados en los últimos días.

Mientras tanto los gobiernos toman rumbos diversos para afrontar la segunda ola. En Inglaterra desde ayer están prohibidas las reuniones sociales de más de 6 personas. Israel decretó el domingo confinamiento por tres semanas.

En Italia volvieron ayer las clases presenciales con medidas estrictas de higiene y en Francia la auto-cuarentena se rujo de 14 a 7 días para lograr el cumplimiento.

En este contexto, la inmunidad grupal o de rebaño es un objetivo poco probable, ya que se requeriría entre un 60 y 70% de población curada.

Se esperan las conclusiones de la reunión que mantienen hoy los embajadores de la OMS de los 55 países europeos que definirán una estrategia quinquenal para darle batalla al rebrote de COVID-19.