icon

Otro desastre ambiental por culpa humana: mueren miles de peces

Esta vez el bañado La Estrella en Formosa fue testigo de los daños que puede generar el hombre en la naturaleza, luego del cierre de las compuertas de una represa en la cuenca del Pilcomayo.

Miles de peces se descomponen en el Bañado La Estrella luego del cierre de la compuerta del embalse.

Los animales no sobrevivieron a la falta de oxígeno.

En medio de una pandemia originada por el consumo de animales en condiciones insalubres y luego de ser testigos de las miles de hectáreas arrasadas por el fuego intencional en el Delta del Paraná, el Pilcomayo sufre las consecuencias de la mala intervención humana. 


Miles de peces murieron por falta de oxígeno luego de que las autoridades provinciales ordenaran cerrar las compuertas de un embalse hídrico. Aparentemente el interés fue llevar agua a campos cercanos.

En una superficie de alrededor de 400 metros cuadrados flotan los animales en descomposición, en el Bañado La Estrella, que es una rama de la cuenca del Pilcomayo, el segundo humedal más grande de Argentina. 

Sumado a la sequía y los bajos niveles de agua, los peces llegaron a ese sector porque hasta hace una semana tenían suficiente oxígeno para sobrevivir. Pero el gobierno decidió cerrar las compuertas para derivar agua a pesar que las condiciones no estaban dadas. 

El responsable del Sistema de Alerta del Pilcomayo, Luis María de la Cruz, aseguró que se habían hecho las advertencias correspondientes a las autoridades, pero fueron desestimadas. Además dio evidencias de que la represa no está en condiciones y necesita reparaciones.

Las aguas que transitan por el Bañado proveen a animales de la zona y abastecen de agua a poblaciones como Pozo del Tigre, Fontana, Palo Santo, Estanislao del Campo y Pirané. El embalse se comenzó a construir en 1993 pero recién en 2004 se inauguró.