icon

Catar no normaliza relaciones con Israel y condiciona a Arabia Saudí

Normalizar las relaciones con Israel "no puede ser la respuesta" al conflicto israelí-palestino, dijo un funcionario de Catar, y agregó que Doha no se unirá a otros estados del Golfo Pérsico en el establecimiento de relaciones diplomáticas con Israel. El dato es importante porque, por 'default', no habrá frente unido contra Irán, que es la apuesta de fondo. La decisión de Catar condiciona a Arabia Saudita, hoy día su adversario regional, cuya inclusión en el acuerdo es un objetivo central de Donald Trump e Israel. 

Tamim bin Hamad Al Thani y Donald Trump: Diálogo pero cada uno tiene sus intereses. Notable la decisión de Catar de no ceder ante la presión estadounidense, preservando su rol regional y el liderazgo de los palestinos, que han perdido Egipto, Jordania y Arabia Saudí. Se ignora cuánto le sirve eso a Catar pero son cuestiones que dirimen los liderazgos en Medio Oriente. Catar sigue siendo, entonces, un interlocutor de Irán, Irak y Siria.

"No creemos que la normalización sea el núcleo de este conflicto y, por lo tanto, no puede ser la respuesta", dijo Lolwah al-Khater, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Catar en una entrevista con Bloomberg.

"El núcleo de este conflicto tiene que ver con las drásticas condiciones en las que viven los palestinos" como "gente sin país, que vive bajo ocupación", dijo.

La declaración de Al-Khater se produjo antes de que Bahrein y los Emiratos Árabes Unidos firmaran sus acuerdos de normalización con Israel en una ceremonia programada en la Casa Blanca para la tarde del martes 15/09.

Los acuerdos normalizarán las relaciones diplomáticas, comerciales, de seguridad y de otro tipo entre Israel y los estados árabes.

Los palestinos han criticado los acuerdos como graves traiciones por parte de los estados árabes, lo que socava aún más sus esfuerzos por lograr la autodeterminación.

El liderazgo palestino quiere un estado independiente basado en las fronteras de facto antes de la guerra de 1967, en la que Israel ocupó Cisjordania y la Franja de Gaza y anexó Jerusalén Este.

Los países árabes han pedido durante mucho tiempo la retirada de Israel de las tierras ocupadas ilegalmente, una solución justa para los refugiados palestinos y un asentamiento que lleve al establecimiento de un estado palestino independiente viable a cambio de establecer vínculos con él.

A principios de este mes, el emir de Catar, el jeque Tamim bin Hamad Al Thani, le dijo al asesor de la Casa Blanca, Jared Kushner, que Doha apoya una solución de 2 estados, con Jerusalén Este como la capital de un estado palestino, para poner fin al conflicto con Israel.

Impulsadas por la 'normalización' de los lazos entre los estados árabes e Israel, las facciones políticas palestinas fracturadas están trabajando diligentemente en conversaciones multilaterales para restaurar la unidad y reparar la división entre la Franja de Gaza y Cisjordania en negociaciones mucho más prometedoras que los esfuerzos anteriores.

El sábado 12/09, los grupos palestinos liderados por Hamas y Fatah acordaron un "liderazgo de campo unificado" que comprenda a todas las facciones que liderarán una "resistencia popular integral" contra la ocupación israelí, según un comunicado.

Pidió que el martes, cuando se lleve a cabo la ceremonia de firma en Washington, DC, sea un día de "rechazo popular". Los palestinos en Gaza y Cisjordania están planeando manifestaciones del "día de la ira", y se esperan otras protestas fuera de las embajadas de Israel, Estados Unidos, Emiratos Árabes Unidos y Bahrein en todo el mundo.

La formación del grupo de liderazgo conjunto y el progreso en las conversaciones de unidad entre palestinos se produjeron después de una reunión el 03/09 entre 

** el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, 
** Ismail Haniya, de Hamas, 
** Ziyad al-Nakhala, jefe de la Jihad Islámica; y 
** los líderes de varios palestinos. entidades. 

Se celebraron reuniones en Ramallah en la ocupada Cisjordania y Beirut, Líbano.

Hamas y otros partidos palestinos han exigido durante años que se lleve a cabo dicha reunión, pero Abbas siempre rechazó la medida y pidió a Hamas que respete primero los pactos de unidad anteriores.

En su entrevista, al-Khater también sugirió que pronto podría haber avances hacia el fin de un boicot de tres años contra Catar por parte de algunas naciones árabes.

Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y Egipto cortaron las relaciones diplomáticas y comerciales con Catar el 05/06/2017 e impusieron un bloqueo marítimo, terrestre y aéreo, alegando que Doha apoyaba el "terrorismo" y estaba demasiado cerca de Irán.

Catar ha rechazado sistemáticamente las afirmaciones y ha dicho que "no había una justificación legítima" para romper las relaciones.

La ruptura ha frustrado los esfuerzos del presidente Donald Trump para formar un frente unido contra Irán en el Golfo, y hace 2 meses se lanzó una nueva ronda de mediación liderada por USA.

Los esfuerzos, respaldados por Kuwait, aún no han alcanzado un punto de inflexión, dijo al-Khater.

"En los últimos meses, ha habido mensajes y mensajeros yendo y viniendo", dijo.

"Es muy pronto para hablar de un avance real", pero las "próximas semanas podrían revelar algo nuevo", agregó, sin brindar más detalles.