icon

Por qué es más peligrosa la COVID en personas con obesidad

Desde el inicio de la pandemia se ha buscado la respuesta a por qué algunos pacientes enferman más gravemente que otros. En casos de obesidad y sobrepeso la explicación es multicausal. 

Personas con obesidad tienen un 113% más de probabilidades de ingresar al hospital, un 74% más de probabilidades de necesitar cuidados intensivos y un 48% más de muerte.

Con cada vez mayor claridad las investigaciones demuestran que la enfermedad causada por el SARS-coV-2 es más peligrosa en personas con obesidad. Pero las razones que explican esta relación son múltiples. 


Un metaanálisis publicado en Obesity Reviews con casi 400 mil pacientes descubrió que con esta comorbilidad las personas tienen casi el 50% más de posibilidades de muerte. 

Por un lado existe una explicación mecánica, que indica que al haber exceso de grasa abdominal, los pulmones tienen espacio reducido y el flujo de aire es limitado. 

Sumado a esto, hay mayor propensión a la coagulación de la sangre, que genera dificultad en los pulmones al generarse la infección por coronavirus. 

Por otro lado, en el periodo de prevención como en el de tratamiento, la inmunidad previamente deteriorada por obesidad resulta problemática. Esto se debe a que en los pacientes se extiende tejido adiposo dónde antes había tejido inmunológico. En consecuencia las células defensivas son menos en cantidad y en efectividad. 

Finalmente, la inflamación crónica presente en obesos, es un factor de riesgo para todo tipo de enfermedades. Entre ellas, provoca mayores chances de presentar una versión severa del virus. 

Otra razón que agrava el cuadro es la probable existencia de otras condiciones factores de riesgo como diabetes, síndrome metabólico y enfermedad cardiovascular. 

En resumen, la explicación multicausal ayuda a entender la gravedad desproporcionada en ciertos grupos de pacientes. Y además llama a probar la vacuna específicamente en personas con obesidad y sobrepeso para probar su efectividad.