icon

USA critica a Capriles pero no consigue explicar el fracaso de Guaidó

Gran enojo estadounidense porque Henrique Capriles no acata la táctica -ya que no es estrategia- de Juan Guaidó, de no participar de los comicios venezolanos previstos para el 06/12. En verdad, lo que está sucediendo revela el enorme fracaso de la Administración Trump, que no sabe ni puede ocultarlo. 

Febrero 2020: El presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, con el encargado especial para Venezuela del Departamento de Estado, Elliott Abrams; y el encargado de negocios de USA para Venezuela, James Story. Exceso de alharaca, ausencia de concreciones.

No hubo éxito con Venezuela durante la Administración Trump. El fracaso ha sido la moneda corriente para el ya apartado John Bolton y para el permanente Elliott Abrams, ahora ampliado a Irán, tan cercano a Venezuela.

Hasta la fecha USA no hizo una autocrítica de su fracaso pero la dispersión en la oposición venezolana es un ejemplo elocuente, en especial considerando que Washington DC se aferra a mantener a Juan Guaidó como su referente.

Haberle concedido semejante protagonismo a quien hasta ese momento era sólo un edecán de Leopoldo López, fue el inicio de una cantidad de errores del Departamento de Estado, que se niega a revisar su conducta y sólo pretende que el resto de los opositores permanezca junto a Guaidó, quien sin liderazgo alguno, se limita a mantener la hoja de ruta diseñada por Washington DC.

Encargado de Negocios para la Oficina Externa de USA para Venezuela, ubicada en Bogotá, Colombia, y nominado a embajador de USA ante el gobierno de Guaidó (¿?), James Story tuvo que salir al rescate de "su Presidente". 

Story, se pronunció este lunes 14/09 respecto a la decisión del exgobernador del estado Miranda, Henrique Capriles, en participar de elecciones parlamentarias en Venezuela. Según Story, no hay condiciones mínimas para realizar estos comicios y Capriles no debería enfocarse en las fallas de Guaidó sino en luchar contra Nicolás Maduro.

Antes, también al rescate de Guaidó, tuvo que salir Elliott Abrams, enviado especial de USA para Venezuela, cuando María Corina Machado reivindicó su plan «Operación de Paz Estabilidad», que no es la supuesta 'estrategia' de Guaidó. 

"María Corina es libre de decir lo que quiera. Vive en un realismo mágico y está haciendo un llamado a un plan B, no creo que eso sea una respuesta sensata a lo que la gente necesita. Hay que empezar desde las bases con los venezolanos", dijo Abrams.

"La oposición debe entender que debe hacer el trabajo duro de organizarse; de lo contrario, Venezuela no saldrá del régimen de Maduro", agregó el estadounidense.

“Muchos países alrededor del mundo han enfrentado situación similar a la de Venezuela. El consejo que le puedo dar es que traten de mantener a la oposición unida. Sepan que las democracias del mundo no van a titubear para darles apoyo”, concluyó sin dar un horizonte, que es lo que en definitiva le reclamaba Machado.

Maduro

En lo que sí acierta Story es en que los problemas de Venezuela no son consecuencia de las sanciones de USA. La Administración Maduro, al igual que la extensa Administración castrista en Cuba, han demostrado una impericia e ineficiencia llamativa. Sus decisiones, cargadas de falso ideologismo, usualmente no son ni las más prácticas ni las más transparentes.

Es necesario recordar que en Rusia no consiguen entender cómo es que Siria, que sufrió un extenso conflicto bélico y que padecía una ocupación extranjera de gran parte de su territorio, antes del auxilio de Vladímir Putin, nunca tuvo la inflación desbordada tal cómo sí ha sucedido con Venezuela, que nunca fue invadida y el Partido Socialista Unido de Venezuela mantiene su férreo control. Ahí hay un ejemplo de la gestión desastroza del chavismo.

El fracaso de Machado aumenta el volumen del fracaso de USA / Guaidó porque, si en ese escenario no han conseguido instalar una mística y un horizonte en la oposición -esa ausencia es el verdadero motivo de fragmentación-, trastabilla su autoridad para convocar a más esfuerzo "contra el régimen".

Guaidó ni siquiera consigue unificar el reclamo que es persistente en Venezuela. El Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS) registró en agosto un total de 748 protestas, equivalente a un promedio de 25 diarias.

“Los venezolanos se expresaron en 702 ocasiones, bajo distintas modalidades, principalmente en rechazo al colapso de servicios básicos, reivindicaciones laborales, acceso a la salud y a la alimentación”, señaló OVCS.

Otro ejemplo de la incapacidad de Guaidó para unificar el reclamo: “Los cuerpos policiales y militares de Venezuela asesinaron a 1.611 personas en los primeros 6 meses de 2020, un promedio de 9 personas por día. La mayoría de las víctimas fueron jóvenes pobres, entre 18 y 30 años de edad”, según el Programa Venezolano de Educación Acción en Derechos Humanos (Provea).

La Policía Nacional Bolivariana (PNB) es la autora del 25,8% de los casos con 417 asesinatos cometidos por la Fuerza de Acciones Especiales (Faes), un cuerpo que la Organización de Naciones Unidas (ONU) pidió disolver por sus ejecuciones extrajudiciales.

Del resto de asesinatos, siempre según las ONG, 400 son responsabilidad del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), 399 de las policías regionales y 57 por las policías municipales, pese a que estos que tienen un mandato principalmente preventivo.

La Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb), entretanto, está detrás de 222 muertes violentas, sobre todo por actuaciones de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB).

Así como en el fútbol se juega con una pelota, en la política se juega con presión / negociación / presión / negociación, y resultó que Abrams / Guaidó juegan al fútbol con un bate de béisbol: lo suyo se agota en golpear la bola ¿...?

06/12

Para Guaidó / Abrams / Story / Mike Pompeo, Nicolás Maduro avanza hacia un fraude electoral el 06/12 para usurpar la Asamblea Nacional.

En el pasado, la oposición ya boicoteó un comicio de legisladores -de hecho, no obtuvo ninguno, y luego lo lamentó-, tal como ahora le reclaman desde USA. 

Ahora bien, ¿el plan es el boicot? ¿Cuál es el plan?

Es interesante preguntarlo porque algunos personajes de redacción pomposa, tal como es el caso de Asdrúbal Aguiar Aranguren, acusan a Capriles de carecer de plan.

El jurista Adrúbal reproduce los dichos de Story: no aceptar elecciones, declarar la ilegitimidad de todo lo que emerja del comicio, e intentar ampliar el bloqueo a la Administración Maduro.

Pero es evidente que hay que reordenar la crisis, intentar una solución venezolana para los problemas que, muy probablemente, deberían tener como eje la crisis cotidiana, el día-a-día y no el poder político.

Esa necesaria reconstrucción exige cesar con el ideologismo y pasar a lo práctico.