icon

Larry Ellison le gana a Satya Nadella la carrera por TikTok

El ingeniero eléctrico e informático y administrador de empresas indio-estadounidense Satya Nadella no sólo es el SEO de Microsoft sino quien recuperó a la empresa de tiempos complicados, cuando parecía haber perdido el rumbo. A los 53 años es una autoridad en el negocio y parecía que le agregaría una incursión en sistemas más populares que LinkedIn, Hotmail y Skype, que ya controla. Pero el veterano Lawrence Ellison, a sus 76 años, se quedó con la oportunidad y Oracle logra una ventana que siempre le interesó pero nunca concretó el amante de la cultura oriental que nació en el neoyorkino Bronx.

Larry Ellison, fundador y N°1 de Oracle: una asociación con ByteDance y los capitalistas de riesgo podría eludir el proceso de revisión y aprobación de Beijing siempre que no implique la transferencia del algoritmo central de TikTok. Por ahora, el gobierno chino no ha intervenido directamente en el acuerdo de TikTok, aunque el Ministerio de Relaciones Exteriores de China ha atacado repetidamente la práctica de Washington de apuntar a una empresa china.

Oracle Corp. ganó la licitación para las operaciones estadounidenses de la aplicación para compartir videos TikTok, superando a Microsoft Corp., en un acuerdo de alto perfil para salvar a la red social atrapada en un enfrentamiento geopolítico.

Oracle será el "socio tecnológico de confianza" de TikTok en USA y es probable que el acuerdo no esté estructurado como una venta directa, fue el anticipo de The Wall Street Journal.

Oracle es una empresa con fuertes vínculos con Donald Trump y el Partido Republicano, la única compañía tradicional de Silicon Valley que ha manifestado su apoyo al hombre en la Casa Blanca y que ha aportado dinero a su campaña (Elon Musk no es un integrante del 'establishment' tecnológico sino más bien un francotirador).

El siguiente paso es que la Casa Blanca y el Comité de Inversión Extranjera en USA aprueben el acuerdo, pero podría haber satisfacción de la Casa Blanca en sus supuestas preocupaciones sobre la seguridad de los datos han sido consideradas.

La decisión de ByteDance Ltd., con sede en Beijing y accionista de control de TikTok, se produce días después de que el gobierno chino pusiera en duda las negociaciones al restringir la exportación de tecnología de inteligencia artificial. 

China actualizó sus restricciones a la exportación de tecnología a fines de agosto, cubriendo 2 tecnologías clave utilizadas por TikTok, que son "tecnologías de empuje de información personalizadas basadas en análisis de datos" e "interfaces interactivas de inteligencia artificial". 

Los algoritmos, que determinan los videos que se muestran a los usuarios y se consideran la fórmula secreta de TikTok, se consideraron parte de las negociaciones del acuerdo hasta que el cambio de política china generó interrogantes entre las partes involucradas en las negociaciones sobre cómo valorar el negocio de las redes sociales.

La estructura del acuerdo de Oracle no se conoció de inmediato, ni siquiera si incluye la transferencia de los algoritmos.

El grupo liderado por Oracle, y respaldado por inversores ya presentes en ByteDance, supone una fórmula diferente a la que se especulaba porque no implicará una venta completa de los activos estadounidenses de TikTok sino un acuerdo de cooperación en virtud del cual Oracle asumirá la gestión de las operaciones estadounidenses de TikTok.

Al mismo tiempo, los inversores, incluidos General Atlantic y Sequoia Capital, poseerán participaciones minoritarias en las operaciones estadounidenses de TikTok junto con Oracle.

La emisora ​​estatal china CGTN informó que esto significa que no se había acordado una venta, ya que ByteDance no daría su código fuente a ningún comprador estadounidense, citando fuentes.

Al acuerdo intenta dejar conforme a cada uno de los participantes del entuerto geopolítico:

** Donald Trump lo tiene a su patrocinante Larry Ellison dentro de TikTok, y
** Xi Jinping podrá decir que nadie le dobló la muñeca y TikTok no se vendió.

"Tiene más sentido que Oracle sea un socio tecnológico en lugar de comprar TikTok por completo en USA, de lo contrario, la cultura de Oracle obstaculizará el desarrollo de TikTok", dijo Dong Jielin, investigador del Instituto de Política Científica y Tecnológica de la Universidad de Tsinghua en China. 

"Como desarrollador de software empresarial, el ritmo lento de Oracle no coincide con el ritmo rápido requerido por el mercado de consumidores", agregó.

Trump también dijo la semana pasada que no otorgaría una extensión a la fecha límite del 15/09 para llegar a un acuerdo.

Pero Trump ya dijo que "Oracle sería ciertamente alguien que podría manejarlo" cuando se le preguntó si apoyaría a Oracle en la compra de TikTok. Además, Doug Leone, socio gerente de Sequoia Capital, accionista actual de ByteDance, ha sido uno de los mayores donantes de Trump de Silicon Valley.

“Ahora se está poniendo interesante. ByteDance y sus inversionistas estadounidenses básicamente han creado una opción para Trump”, dijo una persona vinculada a las negociaciones. “Trump aún puede seguir adelante con su antiguo plan e insistir en cerrar la aplicación, y TikTok probablemente responderá con más demandas y esfuerzos de cabildeo contra la decisión; o Trump puede dar un pequeño paso atrás y darle una oportunidad a Oracle".

Mientras los inversores esperan ver si Oracle, General Atlantic y Sequoia serán lo suficientemente influyentes como para convencer a Trump de suavizar su postura sobre TikTok, lo que se sabe es que Larry Ellison, presidente de Oracle, es un partidario de Trump.

Douglas N Jacobson, un experto en derecho comercial internacional de Jacobson Burton Kelley, un bufete de abogados con sede en Washington, dijo que la orden ejecutiva de Trump se centra en la seguridad de los datos de los usuarios estadounidenses y que la exclusión de algoritmos en un acuerdo de asociación no debería afectar la revisión y el proceso de aprobación en el Departamento de Comercio de los Estados Unidos y el Comité de Inversión Extranjera en los Estados Unidos (CFIUS), el panel del gobierno de los Estados Unidos que revisa los acuerdos por posibles riesgos de seguridad nacional.