icon

Intrigas y traición entre China y Australia: Igual que 'Secret City' pero real

'Secret City' es una miniserie australiana transmitida en 2016 por la cadena Foxtel, y ahora en Netflix. Es una adaptación de las novelas "The Marmalade Files", del reportero Chris Uhlmann y el veterano de prensa Steve Lewis: la periodista Harriet Dunkley descubre, en Canberra (capital de Australia) una red de conspiraciones, secretos, mentiras, asesinato y traición, en medio de la creciente tensión entre China y USA.

Tensión por el arresto de la periodista y presentadora televisiva Cheng Leipor en China. Cheng es ciudadana australiana. Cheng no fue detenida formalmente sino en un régimen de “vigilancia residencial en un lugar designado”. Cheng es presentadora de un programa de negocios en la Red Global de Televisión de China (CGTN en inglés) de la televisión estatal, y no cruza fronteras políticas en sus reportajes. Sólo una rehén de la política bilateral.

China y Australia han sufrido un derrumbe en sus vínculos bilaterales. Australia es uno de los aliados más sólidos de USA, hay que señalar.

Las relaciones entre ambos países se han desgastado desde 2017 por una cantidad de temas. Pero en 2020 las tensiones se han intensificado.

Beijing acusa a Australia de trabajar junto a USA para reprimir a China, y Canberra da la alarma sobre la influencia china en Australia y las tácticas diplomáticas cada vez más agresivas de Beijing.

La evacuación de los 2 últimos corresponsales australianos en China continental marcó un final en las tensas relaciones entre ambos países.

La detención del periodista australiano Cheng Leipor por motivos de seguridad nacional, y el posterior interrogatorio de los corresponsales australianos con sede en China, Bill Birtles y Michael Smith, han llevado la tensión demasiado lejos. 

Después de que Birtles y Smith salieran de China en avión, Beijing acusó a Australia de investigar arbitrariamente a 4 reporteros chinos radicados en Camberra.

John Lee, del Hudson Institute y ex asesor principal de Seguridad Nacional del gobierno australiano, dijo: "China ve a Australia como una especie de líder entre las naciones más pequeñas que buscan hacer retroceder a China en muchos frentes. El problema para China es que Australia no está cambiando de rumbo, mientras que otras naciones como las de Europa e India han endurecido sus puntos de vista contra China, habiendo observado la experiencia australiana".

Tema central: Australia fue el primer país en excluir a Huawei de su infraestructura 5G por motivos de seguridad nacional en 2018, y más recientemente ha pedido una investigación independiente sobre los orígenes del brote de coronavirus en China.

El gobierno australiano también inició una investigación sobre la influencia china en las universidades australianas e intenta tomar recaudos.

Mientras tanto, Beijing teme que la detención de Cheng sea parte de la llamada "diplomacia de rehenes" de China. 

Elena Collinson, investigadora principal del Instituto de Relaciones Australia-China de la Universidad de Tecnología de Sydney, dijo que el deterioro de las relaciones se había "adelantado rápidamente" después de que Canberra solicitara una investigación sobre el coronavirus y se había convertido en una "verdadera carrera hacia el fondo".

"El gobierno chino necesitará adaptarse y mostrar su voluntad de buscar un compromiso, cuyo primer paso es el diálogo; hasta ahora, los ministros de alto rango parecen no estar dispuestos a recibir llamadas de sus homólogos australianos", agregó Collinson.

El ministro de Comercio de China, Zhong Shan, no ha respondido las llamadas del ministro de Comercio de Australia, Simon Birmingham, para hablar sobre temas comerciales.

Los medios estatales chinos critican a Australia por su papel como miembro de 5 Ojos, la alianza de inteligencia e interferencia de las telecomunicaciones que comprende a USA, Gran Bretaña, Australia, Canadá y Nueva Zelanda (Red Echelon).

Yu Lei, investigador principal del Centro de Investigación para los Países Insulares del Pacífico de la Universidad de Liaocheng, dijo que la relación entre China y Australia probablemente se deterioraría aún más.

"Las relaciones entre China y Australia dependen de las relaciones entre China y USA, por lo que antes de que se aclaren las relaciones entre China y USA, será necesario un período de reflexión", dijo yu Lei. 

"A veces es necesario un declive en las relaciones, y no hay necesidad de apresurarse para restablecer las relaciones entre China y Australia a donde estaban antes de la pandemia, lo que es imposible de hacer, especialmente antes de las elecciones estadounidenses".

Mientras tanto, según una encuesta de Lowy Institute, con sede en Sydney, el 23% de los australianos confiaban en que China "actuara responsablemente en el mundo", cayendo 29 puntos desde 2018.

Si bien el gobierno del primer ministro australiano Scott Morrison puede intentar un "restablecimiento" en las relaciones con China, Strating dijo que esto era poco probable dado el "giro retórico cada vez más agresivo en Australia y el aparente enfoque del gobierno de Morrison en la soberanía nacional".