icon

Logro argentino: crean una terapia para zika en embarazadas

Los avances representarán un gran aporte para combatir el virus, que en su peor expresión atraviesa las placentas y genera deformaciones en bebés o muerte fetal.

El Zika es una enfermedad transmitida por la picadura del mosquito Aedes aegypti, el mismo que transmite los virus de dengue y la fiebre chikungunya. Causa picazón, fiebre, dolores musculares, entre otros síntomas.

En mujeres embarazadas es altamente peligrosa la infección, debido a que el virus atraviesa la placenta y genera malformaciones e incluso la muerte del bebé.

El virus zika sólo existía en África hasta el 2013, que se importó a América Latina. Sin embargo, una vez instalado en el continente los daños han sido mucho mayores a los registrados previamente. 


La infección puede provocar síntomas como fiebre, dolor corporal, picazón, decaimiento y conjuntivitis. Además está relacionada a complicaciones neurológicas, como el síndrome de Guillain-Barré, la neuropatía y la mielitis.

En este contexto, un equipo del Instituto de Química Biológica de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales, incorporado al Conicet, desarrolló un potencial tratamiento para paliar las consecuencias del virus del Zika en el feto. La publicación está disponible en la revista científica británica Nature Neuroscience.

Los investigadores habían estado trabajando con el dengue, pero a raíz de las similitudes iniciaron los estudios del zika buscando la forma de bloquear la replicación del virus

Los científicos encontraron una proteína humana que facilita la infección, y que incluso aumenta su sensibilidad si la persona ha estado expuesta a contaminantes. 

Un indicio del rol de la polución en el riesgo de contraer el virus, fue que las embarazadas que vivían en ciudades tenían síntomas más severos que las otras. 

Tras los descubrimientos, el tratamiento que diseñaron consiste en la inhibición de la capacidad de aquella proteína y, si se detecta a tiempo, puede evitar malformaciones y muerte de bebés.