icon

La inflación de USA se acelera

Desde 1969 no había un aumento en los costos de los vehículos usados tan grande en los Estados Unidos. ¿Por qué esto es importante? Porque esto provocó una aceleración en la inflación en agosto y en consecuencia con un repunte gradual de los precios a medida que la economía se recupera de la caída producto de la pandemia.

Los vehículos se encuentran en exhibición para la venta en el lote de un concesionario de automóviles en Peoria, Illinois. Foto: Bloomberg

El índice de precios al consumidor aumentó un 1,3% respecto al año 2019 luego de una suba anual del 1% en julio. Así lo mostraron las cifras del Departamento de Trabajo hoy 11/9. El IPC subió un 0,4% respecto al mes anterior tras un avance del 0,6%. Las proyecciones medianas en una encuesta de Bloomberg a economistas pedían un aumento interanual del 1,2% y una ganancia del 0,3% mensual.

Excluyendo los volátiles costos de alimentos y combustibles, el llamado IPC básico, visto por los responsables políticos como un indicador más confiable de las tendencias de precios, también aumentó un 0,4% con respecto al mes anterior después de un salto del 0,6% en julio, que fue el más grande en casi tres décadas. Un aumento del 5,4% en el costo de los automóviles y camiones usados ​​representó más del 40% de la ganancia en el índice básico. Sobre una base anual, la inflación subyacente se situó en un 1,7% tras el 1,6% de julio.

El aumento en los precios al consumidor refleja un avance constante en la demanda de bienes y servicios desde los bloqueos inducidos por la pandemia a principios del 2020, lo que sugiere que la inflación está volviendo gradualmente al ritmo anterior a la crisis. En los primeros meses de la pandemia, los precios de cosas como pasajes aéreos y hoteles colapsaron cuando los estadounidenses se quedaron en casa. Pero a medida que la economía se ha reabierto, la demanda se ha recuperado gradualmente una vez más.

Los futuros del S&P 500 se mantuvieron al alza, el rendimiento del bono del Tesoro a 10 años cambió poco y el dólar se mantuvo más bajo después del informe.

Además de los automóviles usados, los costos del seguro de vehículos de motor, vestuario y pasajes aéreos también subieron con respecto a julio. La educación, que mostró la primera caída en los registros desde 1993, fue una de las categorías que disminuyeron. La matrícula y las cuotas universitarias cayeron un 0,7%, la mayor caída desde 1978, ya que muchos colegios cambiaron la enseñanza vía online por la pandemia.

Incluso con las recientes ganancias en los precios al consumidor, los responsables de la formulación de políticas de la Reserva Federal han visto poca amenaza de inflación y esperan mantener las tasas de interés cerca de cero en el futuro previsible. Además, el presidente de la Fed, Jerome Powell, dijo a fines del mes pasado que el banco central buscará un objetivo de inflación promedio, lo que implica que las presiones sobre los precios pueden sobrepasarse después de períodos de debilidad.

Los consumidores pagaron un 0,2% más por servicios no energéticos en agosto que un mes antes, mientras que los precios de los bienes menos alimentos y combustibles aumentaron un 1%.

Los precios de la ropa subieron un 0,6% después de un aumento del 1,1% en julio, mientras que el costo de los vehículos nuevos se mantuvo sin cambios.

Las tarifas aéreas subieron otro 1,2% después de registrar la mayor ganancia mensual en 21 años en agosto, aunque los precios se mantuvieron un 23,2% por debajo de los niveles del año anterior con el número de pasajeros aún deprimido.