icon

Los maestros de hoy

Son tiempos de transformaciones para todos, y ni se diga para los maestros, quienes hoy celebran su día en medio de una pandemia que les cambió la forma de enseñar; en realidad, les cambió la vida. ¿Cómo han transitado estos días? ¿Cuáles son sus miedos? ¿Cuál es el reto? Echamos un vistazo a lo que ha pasado y a lo que nos espera: la educación con barbijo.

Al menos 9 de cada 10 maestros incrementó su trabajo durante el aislamiento. Hoy celebran su día. Foto: FundaciónQT

11 de septiembre: Día del maestro, aunque bastante diferente a los anteriores.


Cuando decimos bastante, nos quedamos cortos.

En realidad es radicalmente diferente. Abismal: Un día sin abrazos, sin besos, sin aulas llenas, con barbijos o pantallas de por medio.

Al menos así se celebrará en gran parte de la Argentina, a raíz de la pandemia del coronavirus.

Si bien, así como todos, los maestros pensaban que la cuarentena sería por poco tiempo, no se imaginaban llegar al 11 de septiembre en estas condiciones.

Retos en pandemia o la pandemia, un reto

En el camino, han tenido que reinventarse, readaptarse y reconducir un proceso de aprendizaje virtual. Nada como la enseñanza convencional como la conocíamos.

Ahora pasan más tiempo en la plataforma Zoom que frente a la pizarra. Muchos ni sabían que era Zoom, incluso no estaban preparados tecnológicamente. El primer reto.

Así se desprende del informe preliminar de la Evaluación Nacional del proceso de continuidad pedagógica a docentes que se dio a conocer esta semana. 

Sólo el 37% de los docentes tiene una computadora que puede usar de forma exclusiva, siendo la restricción tecnológica la principal dificultad para enseñar en estos tiempos de pandemia.

Otro reto, son los dificultades económicas. El 56% de los encuestados lo señaló, específicamente en lo que tiene que ver con la conectividad y el equipamiento tecnológico.

Esta dificultad también la transitan los alumnos. Y revela además las desigualdades educativas en la nueva brecha digital.

En el informe también se destaca que 9 de cada 10 docentes aumentó su trabajo en el contexto del aislamiento y el 7% todavía no pudo adecuar su propuesta pedagógica.

Muchos factores influyen, desde lo tecnológico hasta lo familiar.

Aulas 'burbujas' y qué más

La llamada nueva normalidad para los maestros está marcada por las aulas 'burbuja', por los salones reacondicionados, por estrictos protocolos sanitarios, y por el distanciamiento.  

Esa nueva normalidad todavía no ha llegado a gran parte de la Argentina. Pero algunas provincias ya la experimentaron, como San Juan.

Al igual que experimentaron el miedo a contagiarse de coronavirus, de llevar el virus del cole a la casa.

De ahí -en parte- que todavía no se ha decidido, por completo, dejar de tener la casa como el aula. Esto depende de la situación epidemiológica de cada lugar.

De todo este proceso se desprende la importancia del trabajo en conjunto entre el Estado, las escuelas, las instituciones vinculadas a la educación, los alumnos y los padres.

Escucharlos, atender las dificultades tecnológicas, evitar la monotonía y desafiar la creatividad didáctica.

Y, finalmente, nuevas estrategias pedagógicas que puedan llevar adelante los otros héroes de la pandemia: los maestros.