icon

Bahrein se suma a Emiratos y establece relaciones con Israel

Bahrein e Israel acordaron establecer relaciones diplomáticas plenas, anunció el viernes 11/09 el presidente de USA, Donald Trump, y elogió el acuerdo como "un avance histórico". En una declaración conjunta, USA, Bahréin e Israel dijeron que el acuerdo se alcanzó después de que Trump hablara con el 1er. ministro israelí, Benjamin Netanyahu; y el rey de Bahréin, Hamad bin Isa Al Khalifa. "Este es un avance histórico para promover la paz en el Medio Oriente", dice el comunicado.

El asesor principal de la Casa Blanca, Jared Kushner (izq.), viajó a Bahréin como parte de su gira por Oriente Medio a principios de septiembre. Tanto el rey de Bahréin, Hamad bin Isa al-Khalifa (der.), como el 1er. ministro israelí, Benjamin Netanyahu, expresaron su "profundo agradecimiento" por Trump en la declaración conjunta emitida por la Casa Blanca.

Bahrein se ha unido a los Emiratos Árabes Unidos para llegar a un acuerdo para normalizar las relaciones con Israel, dijo el viernes el presidente Donald Trump, una medida dramática destinada a aliviar las tensiones en el Medio Oriente.

Trump tuiteó la noticia después de hablar por teléfono tanto con el rey de Bahréin, Hamad bin Isa Al Khalifa, como con el 1er. ministro israelí, Benjamin Netanyahu, dijo la Casa Blanca.

En la Casa Blanca, Trump dijo a los periodistas: “A medida que más países normalicen las relaciones con Israel, lo que sucederá con bastante rapidez, creemos, la región se volverá cada vez más estable, segura y próspera. Mientras tanto, estamos sacando a nuestros soldados, así que lo estamos haciendo al revés".

Bahrein e Israel dijeron en un comunicado conjunto con USA que firmarían una “declaración de paz” el martes 15/09 en la ceremonia de la Casa Blanca, donde los Emiratos Árabes Unidos e Israel también firmarán su propia declaración de ese tipo, acordada el mes pasado. 

Los acontecimientos marcan una rara victoria diplomática para una Casa Blanca cuyos esfuerzos de política exterior en China, Irán, Corea del Norte y Venezuela han resultado un fracaso.

Bahrein

Aaron David Miller, quien trabajó en las negociaciones árabe-israelíes, dijo que las medidas representan la "ruptura del consenso árabe". 

Bahrein, que es el único estado del Golfo que tiene una mayoría chií gobernada por una monarquía suní, ha sido durante mucho tiempo un aliado de USA y, al igual que los Emiratos Árabes Unidos, comparte las preocupaciones de Israel sobre el papel de Irán en la región.

El pequeño reino, con capital en Manama, depende de Abu Dhabi y Riyadh para el apoyo financiero, es el hogar de la V Flota de la Armada estadounidense, y en 2019 organizó la conferencia económica organizada por Jared Kushner, el yerno de Trump y asesor de Medio Oriente, que inició todo lo que está ocurriendo.

Miller anticipó que Omán, Sudán y Marruecos serían posibles próximos candidatos para la normalización de las relaciones con Israel, pero dijo que Arabia Saudita sigue siendo el esquivo "gran premio".

“Los líderes de la región reconocen que el enfoque que se ha adoptado en el pasado no ha funcionado y se dan cuenta de que hay personas que quieren ver un futuro más vibrante y emocionante”, dijo Jared Kushner, yerno de Trump. 

“Creo que es inevitable que todos los países de Oriente Medio normalicen las relaciones con Israel. Es una cosa muy dura. No sé el momento oportuno, pero creo que la gente quiere que Oriente Medio avance. Quieren aprovechar la oportunidad", agregó.

“Creo que esto ayudará a reducir la tensión en el mundo musulmán y permitirá que la gente separe la cuestión palestina de sus propios intereses nacionales, de su política exterior, que debería centrarse en sus prioridades nacionales. Y entonces creo que seguirán viendo un impulso”, concluyó Kushner.

Palestinos

"Durante muchos años, invertimos en paz, y ahora la paz invertirá en nosotros, generará inversiones verdaderamente importantes en la economía de Israel, y eso es muy importante", dijo Netanyahu en un comunicado en video.

"La declaración del establecimiento de relaciones entre #Bahrein e #Israel redunda en interés de la #seguridad, estabilidad y prosperidad de la región", tuiteó el embajador de Bahrein en Estados Unidos, Abdulla R. Al-Khalifa. "Envía un mensaje positivo y alentador al pueblo de #Israel, que una paz justa y completa con el pueblo de #Palestinos es el mejor camino y el verdadero interés para su futuro y el futuro de los pueblos de la región".

Mike Singh, exdirector estadounidense de Asuntos de Oriente Medio en el Consejo de Seguridad Nacional, dijo que si bien Trump se ha centrado durante mucho tiempo en un "acuerdo del siglo" entre israelíes y palestinos, los funcionarios de la Administración "siempre han sentido que había más progresos entre Israel y los aliados de USA en el Golfo que entre israelíes y palestinos”. 

El liderazgo palestino ha acusado a los EAU de traicionar la causa palestina. Después del anuncio del acuerdo de Bahrein, Hanan Ashrawi, un funcionario palestino, dijo que si la Administración Trump quería promover la causa de la paz, debería buscar el fin de “la ocupación despiadada de Israel y su robo de nuestra tierra y recursos”. 

"Coaccionar y engatusar a los árabes para que se normalicen con Israel no les traerá paz ni dignidad", dijo en Twitter.

Evangélicos y saudíes

Jon Alterman, un experto en Oriente Medio del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, dijo que si bien la medida de Bahrein "se habría coordinado estrechamente con los saudíes", era poco probable que Riad diera el mismo paso.

Quienes han discutido el asunto con el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, dicen que a él y a su hermano les gustaría normalizar los lazos con Israel, pero que su padre, el rey Salman, sigue apoyando a los palestinos.

El rey Salman le dijo al Presidente estadounidense la semana pasada que el reino quería una solución justa y permanente al problema palestino basada en la iniciativa de paz árabe de 2002: los estados árabes normalizarían los lazos con Israel a cambio de que el Estado judío se retirara del territorio ocupado que capturó en la guerra de 1967 y un acuerdo que lleve a la creación de un estado palestino viable. 

Mike Evans, un líder evangélico estadounidense que fundó el Museo Amigos de Sion en Jerusalén y asesora a Trump y a su yerno, Jared Kushner, dijo que el esfuerzo ha "propinado jaque mate" a los palestinos.

"En el pasado, Israel no tenía forma de contrarrestarlos [a los palestinos] cuando usaban el terror", dijo Evans, quien debía asistir a la ceremonia de firma de la Casa Blanca el martes, y agregó que los acuerdos garantizarían que los estados árabes reduzcan su financiamiento para los palestinos.

Los líderes evangélicos se han convertido en visitantes habituales de la Casa Blanca y han afirmado que Trump debe su victoria de 2016 a los votantes evangélicos blancos, que apoyan abrumadoramente a Trump.