icon

En 5 décadas se perdió el 98% de la biodiversidad de animales

Las cifras son alamantes en Latinoamérica y también a nivel mundial, ya que el promedio marca una reducción del 68%. La sobreexplotación de los suelos es la principal causante. 

La agricultura insostenible, las infraestructura, el crecimiento urbano, la producción energética y la minería son responsables del 51.2% de la pérdida de biodiversidad en América Latina y el Caribe.

A nivel global, mamíferos, aves, peces, reptiles y anfibios han disminuido en un 68% en promedio desde 1970. En América Latina las cifras son más impactantes y señalan una reducción en promedio del 94%.

Esto se supo ayer luego de que Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por su sigla en inglés) publique la edición 2020 del Informe Planeta Vivo dónde detalla el monitoreo de casi 21 mil especies.

La publicación destaca que el motor más relevante de la pérdida de biodiversidad terrestre es el cambio de uso de suelo, principalmente la conversión de hábitats nativos prístinos (bosques, praderas y manglares) en sistemas agrícolas.

Las especies más afectadas fueron los reptiles, anfibios y peces. En el primer caso se debe a la sobreexplotación de los suelos, los anfibios por enfermedades y los peces de agua dulce por el desarrollo de energía hidroeléctrica y la sobrepesca.

La agricultura insostenible, las infraestructura, el crecimiento urbano, la producción energética y la minería son responsables del 51.2% de la pérdida de biodiversidad en América Latina y el Caribe. De esta forma las especies desaparecen, se fragmentan o reducen la calidad de su hábitat.  

La fauna no es la única en peligro por estas prácticas sino que también son una amenaza para la seguridad alimentaria. El mayor problema está en transformar los métodos agrícolas y pesqueros hacia formas sostenibles que produzcan comida nutritiva y conserven la biodiversidad. 

En el caso de la agricultura esto significaría la aplicación de prácticas agroecológicas, reducción del uso de químicos fertilizantes y pesticidas, protección de suelos y de los polinizadores.