icon

La culpa es de los británicos pero la pagan indios y chinos

Los dos vecinos asiáticos con armas nucleares comparten una frontera sin marcar de 3.500 kilómetros (2.100 millas) a través del Himalaya, pero se ha mantenido una paz incómoda desde que los 2 países firmaron una tregua tras una guerra en 1962. El 15/06, la paz fronteriza se rompió tras los enfrentamientos mortales entre soldados indios y chinos en el valle de Galwan en la región india de Ladakh. Al menos 20 soldados indios murieron en combates cuerpo a cuerpo con garrotes y piedras. Desde entonces, se han desplegado miles de soldados en ambos lados de la frontera de facto, conocida como la Línea de Control Real (LAC), con expertos preocupados que las tensiones podrían conducir a una guerra no intencional.

China e India son los 2 países más poblados del mundo, con una población combinada de casi 3.000 millones. Pero la disputada región fronteriza entre los gigantes asiáticos está escasamente poblada.

India y China comparten la frontera en disputa más larga del mundo. Ambos países reclaman vastas franjas del territorio del otro a lo largo de la frontera del Himalaya, con los problemas fronterizos arraigados en la demarcación de fronteras por parte de los gobernantes coloniales británicos. La frontera se puede agrupar en 3 sectores diferentes: el Este, el Centro y el Oeste. Beijing nunca ha reconocido la frontera de 1914 trazada por el oficial británico Henry McMahon. China reclama 90.000 Km2 de territorio, casi todo el estado de Arunachal Pradesh, en India. Beijing dice que es el sur del Tíbet, aunque Tíbet es un territorio que China invadió por la fuerza y no lo obtuvo en forma legal. India reclama 38.000 km2 de tierra bajo control chino, que incluye la meseta de Aksai Chin cerca de la región de Ladakh.

Cachemira administrada por India es una de las zonas más militarizadas del mundo, con más de medio millón de fuerzas indias desplegadas para sofocar una rebelión armada de décadas. Tanto India como Pakistán reclaman Cachemira en su totalidad, pero solo controlan partes de ella. Los 2 vecinos asiáticos han librado dos guerras por el control de la región de mayoría musulmana desde la independencia de los gobernantes coloniales británicos en 1947. Una pequeña parte de Cachemira, llamada Aksai Chin, está bajo el control de China.

China e India intercambiaron disparos horas atrás.

El Ministerio de Defensa ha acusado a India de una “grave provocación militar”, al asegurar que soldados de ese país cruzaron la Línea de Control Actual (LAC, por sus siglas en inglés, la frontera no demarcada entre los dos países) en la sección occidental y “abrieron fuego para amenazar a las patrullas de defensa fronteriza chinas”. 

Nueva Delhi también se ha pronunciado en términos muy similares. Su Ministerio de Defensa ha sostenido que “fueron las tropas del Ejército Popular de Liberación chino las que intentaron cercar una de nuestras posiciones de avanzada a lo largo de la LAC” y realizaron un cierto número de rondas que India considera “maniobras agresivas”.

La última vez que habían ocurrido disparos en la frontera común, a más de 4.000 metros de altitud y en algunos de los terrenos más inhóspitos del mundo, fue en 1975, en un enfrentamiento en el que murieron 4 soldados indios. 

La historia

India y China han estado atrapadas en una disputa fronteriza desde 1962, cuando libraron una guerra de 4 semanas por una disputa fronteriza que dejó miles de muertos en el lado indio. Beijing retuvo Aksai Chin, un corredor estratégico que une al Tíbet con el oeste de China. 

Hubo una tregua y la formación de la frontera de facto, conocida como LAC. 

En 1967 fue la disputa por Nathu La, el paso de montaña más alto de India en el estado nororiental de Sikkim, que se encuentra entre Bután, el Tíbet gobernado por China y Nepal.

Durante una serie de enfrentamientos, incluido el intercambio de fuego de artillería, Nueva Delhi dijo que unos 80 soldados indios murieron y contabilizaron hasta 400 bajas chinas.

En 1975, fue la emboscada en Tulung, donde 4 soldados indios fueron emboscados y asesinados a lo largo de la línea divisoria en Arunachal Pradesh.

En 2017, India y China se enfrentaron a gran altitud en la región de Doklam, de Bután, después de que el ejército indio envió tropas para evitar que China construyera una carretera en el área.

La meseta de Doklam es muy estratégica ya que le da a China acceso al llamado "cuello de pollo", una delgada franja de tierra que conecta los estados del noreste de India con el resto del país. Es un lugar reclamado tanto por China como por Bután, un aliado de India. 

El problema se resolvió después de las conversaciones.

El 15/06/2020, las tensiones llevaron a un combate cuerpo a cuerpo en el que murieron 20 soldados indios y 76 heridos. El enfrentamiento había comenzado con las tensiones de mayo, cuando varios soldados indios y chinos resultaron heridos en una pelea a puñetazos a gran altura en la frontera en el estado de Sikkim.

Los funcionarios indios dijeron que tropas chinas invadieron la línea de demarcación más al oeste en la región de Ladakh y luego India trasladó tropas adicionales.