icon

Greenpeace denuncia un proyecto de desmonte en Salta

La organización adelantó que las 500 hectáreas se destinarían a un proyecto de conuntry. Además exige al gobernador Gustavo Saenz que aplique la Ley de Bosques y no permita su concreción. 

"El interés inmobiliario parece no tener freno y el gobernador Gustavo Saenz mira para otro lado", afirma Greenpeace.

Greenpeace Argentina denuncia un proyecto de construcción de un country en la Selva Pedemontana de Yungapor que implicaría el desmonte de 500 hectáreas de una de las pocas áreas reservadas que aún quedan en en país, y violaría la Ley de Bosques.

"El interés inmobiliario parece no tener freno y el gobernador Gustavo Saenz mira para otro lado", afirma la organización. 
 
El proyecto urbanístico Los Maitines S.A., de la familia Patrón Costas, se ubicaría en San Lorenzo, Salta, y destruiría una cuenca hídrica y una ecorregión de la que sólo queda el 10% de la superficie original en el país. 

La región está clasificada en la Categoría II de la Ley Nacional de Bosques, por lo que su desmonte no está permitido.

Greenpeace pide que no se deje en manos del Municipio de San Lorenzo la decisión sino que la Provincia no permita la transgresión de la Ley. 

Además añaden que actualmente se están ejecutando proyectos de deforestación iniciados en la gestión de Urtubey y el nuevo gobierno sólo los convalidó. 

En la zona que quieren instalar un country vive la corzuela, el zorro gris, gato montés y aves como el carpintero, picaflor cometa, tucán, y árboles como tala blanca, ceibo,  nogal, horco molle y chal chal.

"Si se concreta la destrucción de esta área, se sumaría a las que ya denunciamos durante la cuarentena por la pandemia: revelamos que entre el 15 de marzo y el 31 de agosto de este año en Salta se desmontaron 9.079 hectáreas de bosques nativos. No solo estamos en emergencia sanitaria, también estamos en emergencia forestal y climática. Más desmonte significa más inundaciones, más desalojos de comunidades campesinas e indígenas, más desaparición de especies en peligro de extinción y más enfermedades".


La petición
Greenpeace inició una campaña de petición de firmas para detener la deforestación en varias provincias argentinas norteñas. El texto dice:

"No hay límites para los destructores de nuestros bosques. Mientras nos quedamos en casa para frenar el coronavirus, la ambición de empresarios agropecuarios (ganadería y soja transgénica) continúa. Siguen con la deforestación violando la cuarentena, a pesar de que es una actividad que está suspendida.

Monitoreamos con imágenes satelitales y descubrimos que en el norte del país ya se desmontaron más de 35.000 hectáreas desde que comenzó el aislamiento. Las provincias de Salta, Chaco, Santiago del Estero y Formosa concentran el 80% de la deforestación en Argentina. Es suicida que se siga desmontando, ahora y siempre. En las últimas tres décadas perdimos cerca de 8 millones de hectáreas y somos uno de los 10 países que más destruyen sus bosques.

No solo estamos en emergencia sanitaria, también en emergencia forestal y climática. Más desmonte significa más inundaciones, más desalojos de comunidades campesinas e indígenas, más desaparición de especies en peligro de extinción y más enfermedades."