icon

Spoiler: El nuevo final de Padrino 3

En la Esquiere española, Rafael Galán presenta el spoiler del Padrino 3 que se anuncia en nueva versión. Aquí el dato que Ud. esperaba: "La versión que lanza Coppola es 14 minutos más corta. No es que se haya rodado, obviamente, un final diferente, sino que se recorta de tal forma que el final que ya tiene tenga más fuerza... pero eso no cambia final. Porque, ¿cuál es el final explicado de El Patrino 3? Que no hace falta morir para experimentar algo peor que la muerte: perder a la gente que quieres y que eso sea por tu culpa. Y ese final es el mismo con 14 minutos más que con 14 minutos menos si lo que cuenta es lo mismo. Así que sí, Sofía Coppola vuelve a morir, exactamente igual, y Al Pacino sufre igual. ¿De verdad es esto necesario? ¿En serio cambia las cosas? El efecto recorte-Apocalypse Now ¿hará que nos dejé un mejor regusto este epílogo?". Pero hay más:

Michael Corleone en el teatro, el día del debut de su hijo Anthony cantando ópera.

La verdad es que el Padrino 3 nunca debió existir. La historia completa era Padrino I y Padrino II, que no terminó tal como debía ser.

Pero la cuenta bancaria de Francis Ford Coppola exigió un Padrino 3: otra de sus obsesiones cinematográficas, de alta presupuesto y feroz derrota en taquilla. Peor que Orson Welles. 

En este caso fue "Historias de Nueva York", de su productora Zoetrope.

Coppola aceptó la propuesta de Paramount Pictures para realizar la tercera película. 

Acto seguido, convencerlo a Mario Puzo que escribiera algo.

No fue el único problema de la película. Fue el debut y despedida como actriz de Sofia Coppola, cuando Winona Ryder decidió no participar. 

Coppola fue acusado de nepotismo pero él lo negó -aunque la hermana de Michael, Connie, es interpretado por la hermana de Coppola, Talia Shire; también participaron su madre, su padre y su nieta, Gia-. En cuanto a Sofía, su actuación fue tan criticada que ella misma decidió nunca más ubicarse delante de una cámara y asumió el rol de directora, tal como su padre.

La historia

La gran ventaja para hacer un Padrino 3 era la logia Propaganda Due.

Michele Sindona fue un banquero italiano y exconvicto. Sindona fue miembro de la Propaganda Due, ​una logia secreta de la francmasonería italiana con claras conexiones con la mafia siciliana y el Vaticano; la muerte inexplicable del papa Juan Pablo II, la relación entre monseñor Paul Marcinkus con el banquero mafioso Michel Sindona, el vínculo entre el católico Instituto de Obras Religiosas y el secular Banco Ambrosiano, el suicidio del banquero Roberto Calvi, la figura poderosa de Licio Gelli y la duda de si él era el jefe o el empleado de Giulio Andreotti, líder de la Democracia Cristiana italiana.

El relato


"(...) no podemos responder a esta pregunta sin recordar por qué se hizo la tercera entrega y cómo. Porque Coppola no quería. Pero, claro, que si había un director involucrado que quería a Sylvester Stallone, que si luego había otro que quería a John Travolta... Al final, lo que le hizo cambiar de opinión a Coppola fue que le enviaron de Paramount un guión de El Padrino 3 en el que había mucho de traficantes de drogas y tiros por aquí y por allá y nada de un tal Michael Corleone. Primero, Coppola, dolido, obviamente, fue educado y les respondió que eso no era El Padrino, que deberían centrarse en el personaje de Michael, que deberían aprovechar a Al Pacino, que la historia debería girar en torno a los grandes temas de la vida, que debería parecerse más al Rey Lear de Shakespeare (la vejez, la locura, la ingratitud... ¿que le enseñaran, por ejemplo, a Michael lo que es, de verdad, sentirse miserable, por ejemplo?) y menos a un episodio de Corrupción en Miami (esto último lo decimos nosotros). Meses después, Paramount volvió a contactar con Coppola y le dijeron: ¿Por qué no lo haces tú, venga, tontorrón? Y el director les dijo que iba a pensar a ver si se le ocurría algo que mereciera la pena. Coppola no era ya el mismo. Era el Coppola de después de La conversación y el Coppola de después de Apocalypse Now. Y sobre todo era el Coppola que solo había querido escribir El Padrino 2 para que la dirigiera Martin Scorsese. Esto es lo que ocurrió, según lo contó en su día Coppola, al calor del estreno.

A ver, que hay letra pequeña. Porque esa es la versión edulcorada. Resulta que sí que es cierto que le enviaron guiones flojetes, pero también que hubo más de un guión. Al final, Frank Mancuso, el jefazo de Paramount, le dijo que tendría carta blanca y le ofreción 4 millones de dólares por co-escribir y dirigir la película. Era 1989 y la dos anteriores películas llevaban recaudados más de 800 millones de dólares en todo el mundo. El caso es que aceptó. Y se encontró con que, al igual que había ocurrido con El Padrino 2, Mario Puzo ya tenía listo un primer guión. Un guión que a Coppola le gustó tan poco como los anteriores. Solo le interesaba una idea que había tenido Puzo: era el personaje de Vincent, el hijo ilegítimo de Sonny Corleone. Coppola había estado leyendo en prensa la historia del obispo Paul Marcinkus y el escándalo del Vaticano. Ahora tenía una idea para recuperar la saga. Si tenía libertad creativa, entonces ¿qué pasó?

Coppola reconoció años después de su estreno que le faltó tiempo para trabajar en el guión, ya que la película tenía que estrenarse en la Navidad de 1990. Luego, se quedó, por un problema de dinero, sin Robert Duvall. Sin Hagen, el personaje de Al Pacino quedaba cojo. Duvall quería más dinero. No entendía por qué le pagaban más a los otros actores. Y luego estaba el título. Coppola no quería hacer una tercera parte, sino una especie de gran epílogo, una historia al margen. Quería que se titulara Coda: La muerte de Michael Corleone, pero al estudio no le gustaba. Coda quiere decir epílogo.

La versión que lanza Coppola es 14 minutos más corta. No es que se haya rodado, obviamente, un final diferente, sino que se recorta de tal forma que el final que ya tiene tenga más fuerza... pero eso no cambia final. Porque, ¿cuál es el final explicado de El Patrino 3? Que no hace falta morir para experimentar algo peor que la muerte: perder a la gente que quieres y que eso sea por tu culpa. Y ese final es el mismo con 14 minutos más que con 14 minutos menos si lo que cuenta es lo mismo. Así que sí, Sofía Coppola vuelve a morir, exactamente igual, y Al Pacino sufre igual. ¿De verdad es esto necesario? ¿En serio cambia las cosas? El efecto recorte-Apocalypse Now ¿hará que nos dejé un mejor regusto este epílogo?".