icon

Claves para elegir el aceite de oliva correcto

Las diferencias entre el virgen extra y el refinado o mezcla, son abismales. Aquí una lista de requisitos que ayudarán al momento de compra. 

Al momento de elegir un aceite de olvia en la góndola del supermercado el precio no debe ser la única y principal guía de compra, ya que también está en juego la salud.

Fuera de Europa, Argentina es el mayor productor de aceite de oliva. El alimento es un antioxidante natural, fortalece el sistema cardiovascular y óseo, y es el protagonista de la famosa dieta mediterránea, entre otros beneficios que puntea International Olive Council. 

Sin embargo, al momento de elegir uno en la góndola del supermercado el precio no debe ser la única y principal guía de compra. Esto se debe a que los distintos tipos de aceitunas originarias y las diferencias de métodos de extracción del aceite hacen más saludables a unos que otros: 

- Extra virgen: Es el primer aceite que sale de la oliva y más puro. Se obtiene a través del prensado en frío. En este caso contiene todos las propiedades originales, como los ácidos esenciales de linolénico o linoleico.

- Virgen: usa el mismo método de extracción pero en sucesivos prensados. En este caso se permiten más defectos en el producto. 

- Aceite de oliva o Refinado: a este se le añade agua y ácido fosfórico. El producto resultante se neutraliza para quitarle la acidez, se lo decolora y se le quita el olor. En definitiva, termina quedando sin ácidos grasos y tocoferoles, esteroles y polifenoles, sustancias antioxidantes y beneficiosas. Además pierde casi toda la vitamina A y E. Suele mezclarse con aceite de oliva virgen o extra virgen.

- Aceite de orujoes el de menor calidad ya que consiste en el triturado de los carozos de las aceitunas a lo que se le añaden agentes químicos y se mezcla con aceite de oliva virgen. En este estado ya no posee las propiedades beneficiosas para la salud que poseen los otros. Como es económico suele usarse en establecimientos gastronómicos como engrasante y para freír.

Además de buscar en la etiqueta del producto la información sobre aquellas categorías, otra clave es identificar la fecha para saber si se trata de un alimento recientemente fabricado. Asimismo si no tiene fecha, no será de fiar. 

Por otro lado, leer con qué clase de aceitunas se realizó, ya sea una sola o combinación de varias. Cualquiera de las opciones es aceptable, a menos que esté mezclado con otras grasas. 

Si es posible también se recomienda oler el aceite y que se sienta natural sin toques anómalos.