icon

Lunares, ¿cómo saber si son peligrosos?

Los lunares son un conjunto de células pigmentadas con melanina. Aunque en su mayoría son inofensivos, pueden convertirse en un melanoma. Hay una mnemotecnia enseñada por médicos que puede ser útil para aprender a identificarlos.

El melanoma es un tipo de tumor maligno con estadísticas muy altas de supervivencia. Alrededor de 160 mil diagnósticos se dan al año en todo el mundo, sobre todo a mujeres.

Algunas personas tienen más lunares que otras, y algunos de ellos son más peligrosos que otros. Se tratan de pequeñas manchas repletas de células pigmentadas con melanina. Pueden verse con diferentes formas, colores y texturas, y en general aparecen durante la juventud. 


Aunque en su mayoría son inofensivas, estas marcas en la piel pueden convertirse en melanoma. Se trata de un tipo de tumor maligno con estadísticas muy altas de supervivencia. Alrededor de 160 mil diagnósticos se dan al año en todo el mundo sobre todo en mujeres. 

Se considera que una persona con más de 100 lunares está en riesgo. Sin embargo un lunar previo es la causa del 20% de los melanomas. En el restante 80% de los casos aparecen en pieles limpias. 

Lo que debe alarmar a la persona no es el lunar en sí sino en caso de que cambie su apariencia en poco tiempo. Para aprender a observarse los médicos enseñan la técnica ABCDE que significa: 

- Asimetría en ambos lados del lunar.
- Bordes irregulares y poco definidos.
- Color variante o no uniforme, puede convertirse en blanco, rosado, azul o negro.
- Diámetro mayor a 6 mm.
Evolución y cambios en la apariencia del color, forma o tamaño.

Otros indicadores para consultar con el médico, según la American Cancer Society, son:
- Aparición de una llaga o ulceración que no sane
- Propagación del pigmento del borde de una mancha hasta la piel circundante.
- Enrojecimiento o una nueva hinchazón más allá del borde del lunar
- Cambio en la sensación (comezón, dolor a la palpación o dolor)
- Cambio en la superficie de un lunar (descamación, exudación, sangrado, o la apariencia de una protuberancia o nódulo)


El mejor método de prevención y protección es el uso de bloqueador solar durante todo el año.