icon

Esto es lo que le sucede al cerebro de los astronautas

Los hallazgos se lograron luego de escanear los cráneos de 11 personas, antes del viaje y cuando volvieron a la Tierra. Las imágenes obtenidas aportan mucha luz a los estudios de neuroplasticidad. 

Tras seis meses en órbita, la materia gris y blanca del cerebro experimenta grandes cambios adaptativos.

Un estudio ilustró cómo cambia la configuración cerebral en quienes pasaron largos periodos en el espacio exterior. La investigación pionera consistió en escanear los cerebros de 11 astronautas que pasaron alrededor de 6 meses en órbita.


Gracias a las imágenes tomadas antes y después del viaje, se descubrió un aumento en la materia blanca y gris en tres regiones del cerebro, íntimamente involucradas en el movimiento físico.

Por un lado las modificaciones se observaron en la corteza motora primaria, que se encarga de enviar señales de movimiento a los músculos. Así también en el cerebelo, responsable del movimiento fino. Y por último en los ganglios basales, que colabora a iniciar los movimientos. 

De esta forma se evidenció que el líquido cefalorraquídeo se redistribuye llevando el cerebro hacia la parte superior de la cabeza. Incluso estas alteraciones fueron visibles hasta 7 meses después de la vuelta a la Tierra.

Los resultados echan más luz sobre los estudios de neuroplasticidad, que estudia la capacidad del cerebro a cambiar como resultado de la experiencia, debido a que mostraron que el tejido neural se adapta para enfrentar las nuevas demandas de la vida.

Los descubrimientos los divulgó The Guardian luego de ser publicados en la revista científica Sciense Advances y además se incorporarán a un proyecto dirigido por la Agencia Espacial Rusa Roscosmos y la Agencia Espacial Europea que busca comprender el impacto de los vuelos espaciales en el cerebro humano.