icon

Mala noticia: las bolsas "ecológicas" no son tan ecológicas como se cree

La clave está en los materiales con lo que se fabrican. Además prestar atención si no se trata del famoso "greenwashing", la forma de marketing verde que pretende vender productos no amigables con el medioambiente engañando al consumidor. 

Es probable que las bolsas aparentemente amigables con el medioambiente estén fabricadas con el mismo plástico de las bolsas comunes.

Alrededor del mundo se multiplican las normativas que prohíben la entrega de bolsas de plástico en comercios. Como alternativa se propone la utilización de bolsas de tela aparentemente ecológicas aunque en realidad no lo sean. 


Esto se debe a que para que un producto se considere ecológico debe reunir ciertas características como: escaso uso de energía para su elaboración, bajo nivel de toxicidad de los elementos, bajo gasto de agua en la producción, ser capaz de biodegradarse y poca emisión de dióxido de carbono en el proceso industrial.

El tipo más común de bolsas utilizadas para ir de compras están fabricadas con polipropileno, es decir plástico que puede llegar a demorar 150 años en degradarse y debe ser utilizada mínimo 100 veces para contrarrestar los daños de una de plástico común. 

Con respecto a las bolsas de papel, deben ser usadas por lo menos tres veces. 

Algunos consejos ecológicos a tener en cuenta:
- Leer la información disponible en las bolsas que se compran y preferentemente elegir las biodegradables
- Arreglar las costuras una vez que se haya roto y no desecharla
- Adquirir la cantidad suficiente de bolsas de tela, no más de las necesarias.
- Fabricar las propias bolsas con ropa vieja o tela disponible en casa.

Greenwashing
Así se denomina la actitud de empresas que pintan de verde sus productos para venderlos como ecológicos. Esta forma de marketing usa el argumento medioambiental como método de venta.

De esta forma, se termina engañando al consumidor y generando los mismos daños al ambiente. Ante esto, la solución para clientes es acceder y conocer la información disponible para juzgar en qué grado es ecológico.