icon

Polestar 2, sueco pero chino con tecnología USA, surcoreana y alemana

El periodista de The Verge, Andrew J. Hawkins, manejó un Polestar 2, de Volvo, con buenas conclusiones. Sin embargo es importante informarle que Volvo ("Yo Ruedo", en latín) fue fundada en 1927 por el ingeniero Gustav Larson y el economista Assar Gabrielsson, ambos suecos. Pero, luego de varias transferencias, es una empresa de capitales chinos. En 2010, el control pasó a Geely Automobile, que en 2015 compró Polestar, para producir vehículos eléctricos que compitan con marcas como Tesla Motors. Esto hace mucho más interesante todo, en medio de la furia de Donald Trump, y muchos otros líderes estadounidenses, contra China.

Las compañías de automóviles quieren mantener a las grandes empresas de tecnología a distancia para evitar que aprovechen los lucrativos flujos de datos de los clientes que entran y salen de sus vehículos. Pero Volvo calcula que si deja que Google se oculte, probablemente pueda vender más coches. A partir del próximo año, la compañía sueca comenzará a agregar Android Automotive al resto de su línea y alentará a los desarrolladores a crear aplicaciones personalizadas.

Sin duda, lo mejor de Android Automotive fue el nivel de reconocimiento de voz. Los comandos de voz en la mayoría de los vehículos son abismales, principalmente porque las compañías automotrices carecen de los conjuntos de datos y las capacidades de computación en la nube que los gigantes tecnológicos como Amazon y Google usan para perfeccionar los elementos de comprensión del lenguaje del aprendizaje automático.

El esquema de iluminación es muy bueno. Tiene los faros delanteros "martillo de Thor" que son comunes en toda la gama de Volvo. En la parte trasera, las luces LED envolventes de ancho completo recuerdan a KITT de Knight Rider. El interior del Polestar 2 es 100% vegano: no se incluyen productos de origen animal. El automóvil está equipado con textiles veganos, aunque también está disponible una opción de cuero Nappa ventilado. Gran parte de las cosas interesantes de este automóvil vienen de serie, incluidos los espejos retrovisores sin bisel, el techo corredizo panorámico, las luces táctiles para las personas sentadas en la parte trasera y el Android Automotive.

Polestar 2 es el primer automóvil eléctrico de Volvo Car Group, con una autonomía de 470 kilómetros y un precio máximo de US$ 59.900, basado en la plataforma Volvo XC40, o sea un hatchback disfrazado de sedán, con tracción en las 4 ruedas y, tal como todos los automóviles eléctricos, no produce contaminación atmosférica, ni contaminación sonora. Claramente compite con el Tesla Model 3.

Es un producto propio de la globalización que detesta Donald Trump: Volvo nació sueca pero es china y el Polestar 2 es fabricado en la planta de Liqao en China (con baterías surcoreanas de LG Chem y motores eléctricos alemanes de Siemens), y es un producto clave para sus accionistas porque el futuro de Volvo será en base a coches total o parcialmente electrificados, según Hans Pehrson, jefe de I+D de la marca.

Tiene 2 pantallas digitales, una de 12,3 "en la instrumentación (que puede tener 3 presentaciones: Calma, Centrado en el Coche y Navegador) y la otra, vertical, de 11,15" en el centro del salpicadero.

Pero lo más interesante es que el Polestar 2 es el 1er. coche del mundo que usa el sistema operativo de Google, el Android Automotive. En vez de involucrarse en un desarrollo propio, tal como hacen VMW y Mercedes Benz, Volvo decidió apelar a quien ya tiene experiencia en la relación cotidiana con los potenciales conductores, y que además garantiza, en el futuro, la interactividad con la domótica, es decir, con las casas inteligentes.

El Polestar 2 tiene una llave pero es irrelevante porque es un automóvil que se enciende usando el teléfono. El vehículo reconoce a su dueño en cuanto se acerca, abre las puertas cuando detecta la llave/tarjeta y está listo para arrancar en cuanto el conductor pisa el pedal del freno (al final del viaje la rutina es la misma: aplicar el freno eléctrico, bajarse del auto, y en automático se cierran las puertas y se detiene el motor).

Sus sensores exteriores se comunican directamente con el software de Android, por lo que a través de Google Maps muestra en tiempo real todo lo que rodea al coche. Y además, el navegador de Google puede replicare en la instrumentación digital del coche.

De esta manera, esta nueva plataforma lleva incorporado muchas aplicaciones de Google y con todas sus funciones, como el asistente por voz (se activa mediante el comando de "Ok, Google" tal como ocurre en los móviles), Maps, Google Google Assistant y Google Play Store, para descargar apps.

Asimismo, permite sinergias con los servicios digitales de Volvo. Por ejemplo, en el caso del Volvo XC40 Recharge se integra con Volvo On Call, que permite acceder a información del estado de la batería o el nivel de carga, así como a funciones remotas como activar la climatización o bloquear las puertas.

Según varios periodistas especializados que probaron el Polestar 2 y el Tesla 3, el Polestar 2 claramente tiene más calidad como vehículo, más confort; pero el Tesla 3 tiene más potencia y autonomía, habrá que elegir.