icon

Una bacteria hospitalaria mató a 4 bebés y enfermó a 96 más

El microorganismo que infectaba a los recién nacidos estuvo presente en el centro de salud por dos años seguidos. Sucedió en Vernona, Italia, y los padres iniciaron una denuncia. 

Aparentemente por dos años seguidos la bacteria Citrobacter koseri se encontró en una de las canillas de agua de la Unidad de Cuidados Intensivos.

En el transcurso de dos años, 100 bebés fueron afectados por la bacteria Citrobacter koseri que se llevó la vida de 4, dejó con problemas cerebrales a 9 y afectó a otros 87. 


Así lo aseguraron los denunciantes italianos y lo corroboró la Fiscalía, que también señaló varios indicadores de falta de higiene en el Hospital de la Mujer y el Niño de Verona. 

La primera denuncia se realizó el año pasado, mientras padres y madres tomaban conciencia de que la situación había afectado a otras decenas de familias. 

Las bacterias en cuestión pueden producir infecciones urinarias, meningitis neonatal, abscesos cerebrales y lesiones en la piel. Aparentemente estaban presentes en una canilla de agua de la Unidad Pediátrica de Cuidados Intensivos. 

Una de las madres denunciantes expuso ante los medios que el hospital trató de encubrir lo sucedido durante todo este tiempo y agregó “es una masacre de inocentes que debería haberse evitado. Lo que ha sucedido es muy grave. El hospital de Verona tenía que haber sido cerrado de inmediato, para higienizar y encontrar el origen de la Citrobacter. No se hizo nada. Al final se tomó la decisión de cerrar ese departamento hospitalario, porque lo pedí yo. Me coloqué ante las puertas diciendo que no me movería hasta que tomaran medidas. Solo entonces adoptaron la decisión de cerrar. Sin embargo, ellos también sabían que esa bacteria estaba allí, lo sabían desde 2018”.