icon

Con mucho empleo estatal, Trump logra bajar la tasa de desempleo

Por un lado, festeja Donald Trump, quien busca su reelección: La economía estadounidense agregó 1,4 millón de puestos de trabajo en agosto, lo que provocó que la tasa de desempleo estuviera por debajo del 10% por primera vez desde que comenzó la pandemia, un rayo de buenas noticias a medida que la pandemia continúa su marcha por todo el país. Pero la letra chica obliga a revisar la noticia: El aumento de puestos de trabajo se debió a la contratación en el gobierno, en particular a los trabajadores temporales del censo, que representaron 238.000 nuevos puestos de trabajo, más de uno de cada seis puestos de trabajo agregados en general.

El número de trabajadores que buscan y reciben solicitudes de desempleo también se mantiene elevado en niveles históricamente altos, aunque cayeron a fines de agosto, dijo el Departamento de Trabajo.

La tasa de desempleo en USA cayó al 8,4% afirma la noticia pero así es engañosa.

El aumento de puestos de trabajo se debió a la contratación en el gobierno, en particular a los trabajadores temporales del censo, que representaron 238.000 nuevos puestos de trabajo, más de 1 de cada 6 puestos de trabajo agregados en general. 

Otros sectores fuertemente afectados por el bloqueo o cuarentena que provocó la pandemia mostraron signos de crecimiento, incluidos 

** el comercio minorista que agregó 249.000 puestos, 
** el ocio y la hostelería, que volvió a agregar 174.000 puestos de trabajo, en restaurantes, bares y otros establecimientos de alimentación, y 
** los servicios de educación y salud, que ganaron 147.000 puestos de trabajo.

El crecimiento del empleo estuvo en línea con las expectativas de la mayoría de los analistas, ya que la economía ha mostrado signos de recuperarse de la carnicería económica dejada por los cierres necesarios para frenar la propagación del coronavirus.

Es probable que el informe influya en el debate político acerca de si hay que aprobar más ayuda para las empresas y los desempleados. El Congreso regresará a sus sesiones luego del fin de semana largo festivo. 

También podría jugar un papel central en la carrera presidencial, en la que Donald Trump busca su reelección.

Pero los economistas dicen que todavía están preocupados por las perspectivas a largo plazo del mercado laboral debido a la finalización de algunos de los programas de ayuda aprobados por el Congreso en la primavera boreal (otoño en el Hemisferio Sur).

La caída de la tasa de desempleo (se redujo desde cerca del 15% en abril al comienzo de la pandemia, a 8,4%) fue máximo del 10% durante la recesión 2007-2009: otro dato para comparar.

El desempleo sigue siendo muy alto porque antes de la pandemia fue del 3,5% en febrero, un mínimo de medio siglo.

Los subsidios estatales ayudaron a impulsar el empleo pero en agosto, USA tuvo alrededor de 11,5 millones de empleos menos que en febrero, el mes antes de marzo, cuando empezaron las cuarentenas.

“Estamos en el hoyo, y cuanto más tiempo estemos en ese hoyo, más gente sufrirá”, dijo Martha Gimbel, economista de Schmidt Futures, una iniciativa filantrópica.

El número de empleados de pequeñas empresas que trabajan aumentó rápidamente de abril a junio, pero desde entonces se ha estancado y es el 77% de los niveles de enero, según Homebase, una empresa de software de programación.

El número de trabajadores que buscan y reciben solicitudes de desempleo también se mantiene elevado en niveles históricamente altos, aunque cayeron a fines de agosto, dijo el Departamento de Trabajo. 

Unos 29 millones de personas reciben asistencia por desempleo estatal o federal.