icon

Llega la hora de la volatilidad a Wall Street

Holly MacDonald, jefa de inversiones de Bessemer Trust multifamiliar de Nueva York, explicó lo que viene en el mercado de valores. Según ella, la venta masiva representó una especie de regreso a condiciones más normales y no fue del todo inesperada dada la fortaleza de las ganancias de las acciones en pizarra durante agosto. También dijo que esperaba un repunte de la volatilidad en el otoño (boreal). “A medida que el mercado continúe asimilando las noticias relacionadas con Covid, la vacuna, las elecciones, habrá sesiones en las que no se verá esa fuerza de antes”, dijo MacDonald.

La perspectiva para las acciones tecnológicas se ha convertido en una de las características más discutidas y en las que se ha apostado fuertemente sobre la recuperación del mercado desde marzo. Pero sus fundamentos son discutibles.

Los inversores que apuestn a la baja, al contramercado, festejaron en Nueva York cuando acciones de alto vuelo como Zoom Video Communications Inc., Tesla Inc. y Apple Inc. arrastraron el Nasdaq 100 a la baja, después de que el índice había subido en 11 de las últimas 13 sesiones. 

Si bien la corrección fue abrupta, llegó atrasada, según Sameer Samana, de Wells Fargo Investment. Y dado que la atención del mercado, luego del fin de semana festivo, probablemente se centrará en las próximas elecciones presidenciales de USA, es probable que los operadores reduzcan el riesgo, agregó.

David Lefkowitz, director de renta variable para las Américas de UBS Global Wealth Management, describió al The Wall Street Journal la liquidación como impulsada más por los aspectos técnicos del mercado que por cualquier cambio fundamental en la perspectiva de las ganancias corporativas o la economía, y señaló que el rendimiento del Tesoro a 10 años apenas bajó en la jornada. 

Las acciones de las grandes tecnológicas han visto "una de las mayores espumas en términos de expansión de la valoración", dijo Lefkowitz.

“No es sorprendente que estemos viendo que las partes más caras del mercado son las más afectadas", agregó.

Las acciones de tecnología estuvieron durante semanas entre los líderes en el amplio repunte del mercado. En general, las acciones se habían disparado desde marzo, a pesar de la peor recesión económica en décadas y la persistencia del nuevo coronavirus incluso en algunos países que anteriormente habían mostrado éxito en su eliminación, lo que confundió a los inversores.

La caída del jueves indica que el repunte no podía continuar sin cesar, dijeron los inversores.

Los derivados

"Un frenesí especulativo en derivados sobre acciones tecnológicas de USA se está propagando por los mercados financieros, lo que indica más oscilaciones importantes en los próximos meses después de un repunte que ha batido récords", advirtió Financial Times.

Las expectativas de volatilidad futura en el Nasdaq 100, un índice de referencia dominado por Apple y un puñado de otros gigantes tecnológicos, se habían disparado a un máximo en 16, años en relación con el resto del mercadoa, antes de una fuerte liquidación del mercado que afectó a las acciones el jueves 03/09.

Apple, Microsoft, Amazon y Alphabet se vieron afectados por la venta masiva.

El índice de volatilidad Cboe Nasdaq 100, que mide la turbulencia esperada, subió por encima de 37 el miércoles 02/08, 10 puntos por encima del indicador equivalente para el índice S&P 500 más amplio. La diferencia entre los 2 no había sido tan amplia desde mayo de 2004, cuando los mercados aún estaban trabajando después del colapso de las puntocom.

Y luego las acciones estadounidenses cayeron bruscamente el jueves 03/09 en su peor desempeño desde junio, impulsadas por un amplio derrumbe en muchas de las empresas de tecnología que han liderado el mercado al alza en los últimos meses.

El Nasdaq Composite de alta tecnología cayó casi 5%, su mayor caída porcentual en 1 día desde el 11/06, en una reversión de un repunte que lhabía llevado a este índice y al S&P 500 a nuevos máximos. El S&P 500 perdió 3,5%, con los 11 sectores mostrando pérdidas.

El Promedio Industrial Dow Jones cayó 2,8%, interrumpiendo un repunte.

Caída 

Las grandes empresas de tecnología lideraron la liquidación, que se aceleró al final de la rueda. Facebook Inc. cayó 3,8%, mientras que Tesla Inc. cayó 9%.

Apple Inc. perdió 8%, la mayor pérdida en 1 día registrada para una compañía que cotiza en USA. La caída fue mayor que las capitalizaciones de mercado individuales de 470 de las 500 empresas del S&P 500, según Dow Jones Market Data.

En el frente económico, datos recientes mostraron que, ajustados estacionalmente, 881.000 estadounidenses solicitaron beneficios por desempleo por 1ra. vez durante la semana que terminó el 29/08. Los reclamos por desempleo han seguido reduciéndose, pero permanecen cerca de máximos históricos, lo que indica continuos despidos a causa del nuevo coronavirus. 

Esta realidad obstaculiza la recuperación económica. Los deseos gubernamentales no logran hacer pie en la realidad.

Los inversores optimistas apostaron mucho en el mercado de opciones a que continuarán los repuntes asombrosos en acciones individuales populares como Apple y Tesla.

Al mismo tiempo, muchos expresan su inquietud por un dato: aunque ambos índices de referencia están en máximos históricos, el Nasdaq 100 ha subido 42% este año en comparación con el 11% del S&P 500.

"No tiene mucho sentido", dijo Jim Tierney, jefe de acciones de crecimiento de USA en AllianceBernstein, sobre el repunte de agosto en las acciones tecnológicas, sugiriendo que "algo más más allá de los fundamentos estuvo detrás del movimiento".

El “enorme volumen minorista” y el “volumen anormal de [opciones] de compra en los principales nombres tecnológicos” parecían influir, dijo, aunque era “difícil decir cuál es la gallina y cuál es el huevo”.

Independientemente de lo que signifique, la caída del jueves en las acciones fue una reivindicación para los estrategas bajistas que venían alertando y una parte del mercado había decidido no creerles.

La gota que colmó el vaso

El escepticismo hacia los bajistas parecía inteligente. Las advertencias de que las valoraciones estaban fuera de control y los inversores pagarían por su euforia han estado dando vueltas durante semanas en medio de un tramo en el que el S&P 500 pasó 30 sesiones sin una caída del 1%. El jueves cayó 3,5%, mientras que el Nasdaq 100 perdió 5,2%.

Si bien no hubo un detonante, probablemente haya algo de nerviosismo y aumento de posiciones de cara a un fin de semana largo. Dada la buena racha, incluso se podría describir como una toma de ganancias.

La tecnología ha impulsado el rebote de casi 55% del S&P 500 desde sus mínimos de marzo. La dinámica se aceleró en las recientes semanas, después de que la división de acciones de Apple y Tesla provocó un frenesí especulativo. Antes del jueves, la ganancia del 41% del Nasdaq en lo que va del año superó el avance del índice de referencia de renta variable estadounidense en aproximadamente 30 puntos porcentuales. 

“En algún momento, seguramente ocurrirá cierta toma de ganancias y reposicionamiento dentro de las carteras”, dijo Adam Phillips, director de estrategia de cartera de EP Wealth Advisors. “Es difícil saber cuál fue la gota que colmó el vaso para los inversores, pero la venta masiva no debería sorprendernos. Era bastante evidente que las áreas del mercado estaban infladas".

Si bien apostar contra la burbuja tecnológica en la década de 2000 fue doloroso para quienes llegaron temprano, la derrota del jueves es una oportunidad para reequilibrarse fuera del sector, según Julian Emanuel de BTIG LLC. Es optimista sobre las acciones bancarias, que aún registran pérdidas de más del 18% en 2020.

“Si tiene demasiada tecnología en su cartera, ahora es el momento de empezar a quitarle un poco a los ganadores y reasignarla a las finanzas”, aconsejó Emanuel, estratega jefe de acciones y derivados de BTIG, en Bloomberg Television and Radio. “Creemos que la Fed ha cambiado el juego y las finanzas finalmente liderarán el mercado al alza en 2021.

Otros dicen que las finanzas recibiran un impago en breve. Cada uno tiene su manual de operaciones.