icon

En la pospandemia se volará la mitad de la prepandemia y United tritura más empleos

United Airlines Holdings Inc. anunció que recortará 16.370 empleados como parte de los esfuerzos para reducir a la mitad su fuerza laboral nacional en medio de una caída en la demanda de pasajeros impulsada por la pandemia. United Airlines, Inc. tiene su sede en Chicago, Illinois, alguna vez propiedad de The Boeing Company, y que compite directamente Delta Air Lines y American Airlines. En 2010 se anunció que Continental Airlines y United Airlines se fusionaban. United, miembro fundador de Star Alliance, está utilizando el certificado de operador aéreo de la ex Continental.

El dato es que United Airlines no cree en la recuperación de la demanda 2019 por bastante tiempo.

United Airlines anuncia recortes, en especial licencias involuntarias -lo que significa que puede llamar a los trabajadores si se reanuda la demanda-, pero es mejor de lo previsto, que eran 36.000 pérdidas de empleos, según la advertencia que la aerolínea hizo en julio. 

El inicio de estos recortes se relacionan con el final del apoyo financiero del Estado, que ocurrirá el 01/10.

Las aerolíneas, los sindicatos y los legisladores están presionando por una 2da. ronda de apoyo federal. 

El presidente Donald Trump dijo que su Administración estaba considerando más apoyo para la industria de las aerolíneas, pero no proporcionó detalles.

United ya realizó una jubilación anticipada de miles de empleados, que aceptaron voluntariamente acogerse a esa condición.

Y ha realizado licencias extendidas en los últimos meses. 

United comenzó el año con 95.000 empleados, 7.000 ya han aceptado dejar la empresa, y 20.000 están en una variedad de licencias extendidas forzadas y programas de trabajo compartido.

Las aerolíneas estadounidenses en total ya han eliminado alrededor de 50.000 puestos de trabajo hasta fines de junio.

Ya se sabía que United Airlines preparaba uno de los mayores recortes de pilotos de su historia, alrededor del 21% del total.

El sindicato se quejó: “Mientras otras aerolíneas han optado por reducir los recursos humanos a través de vías voluntarias, es trágico que United haya limitado esas opciones para nuestros pilotos y, en cambio, haya optado por despedir a más pilotos que nunca antes en nuestra historia”.

Los recortes, publicados en un memorando a los empleados y compartido con los medios, se realizarían entre el 01/10 y el 30/11, y son significativamente mayores que los 1.900 anunciados por Delta Air Lines y los 1.600 por American Airlines.

La novedad ahora es todo lo que United recortará, además de los pilotos.

United dijo que enviará avisos de licencia forzada a 6.920 asistentes de vuelo, 2.850 pilotos, 2.260 empleados de operaciones del aeropuerto y 2.060 trabajadores de mantenimiento. 

Con otros grupos de empleados el total de licencias llega a 16.370. 

Hay conversaciones con el sindicato de pilotos, que ha pedido a United que sea más flexible en áreas como el trabajo compartido.

Pero la pandemia tendrá un impacto aún más profundo y duradero que las ausencias de pasajeros que ocurrió como consecuencia de los atentados terroristas del 11/09/2001, dijeron varios ejecutivos de la industria. 

Los aerotransportistas han pasado meses tratando de que los pasajeros vuelvan a subir a los aviones después de que la pandemia casi detuvo los viajes en la primavera.

La mayoría de las licencias planificadas involucran a trabajadores sindicalizados, cuyos contratos les permiten regresar si la demanda mejora y United reanuda más vuelos. 

La aerolínea dijo recientemente que eliminaría las tarifas o cargos por cambio de fecha o de destino en la mayoría de los boletos nacionales en un esfuerzo por impulsar la demanda.

Con pocos o ningún pasajero de negocios, United está redirigiendo más capacidad para volar desde el noreste hacia Florida.

Las aerolíneas han demostrado que realizan limpiezas exhaustivos y han endurecido los protocolos que requieren que los pasajeros usen mascarillas, por ejemplo. Sin embargo, la demanda de viajes se ha estancado. 

Los ejecutivos creen que se necesitarán años, y probablemente una vacuna, para que recupere esos niveles de otrora.

United, con sede en Chicago, realizó algunos de los recortes más tempranos y agresivos en los horarios de vuelo, y aunque la demanda ha mejorado desde su mínimo de abril, United opera al 63% de su capacidad en septiembre en comparación con 2019. 

United espera que el tráfico se estabilice en el 50% de los niveles prepandémicos hasta que un tratamiento o vacuna esté ampliamente disponible.