icon

Capriles vs. Guaidó: La nueva pelea de gallos en la oposición

Con una oposición venezolana acéfala, no es extraño la pelea de egos y de poder. Esta vez, la grieta se hace más extensa entre Henrique Capriles ¿lo recuerdan? y Juan Guaidó. Ahora Capriles ha mostrado los dientes y ha vuelto a la línea de la oposición tras negociar la liberación de 50 presos políticos y el fin de la persecución judicial a 60 más.

En una esquina Henrique Capriles, en la otra Juan Guaidó. En medio, la enorme grieta de la oposición venezolana.

La oposición venezolana enfrenta uno de sus peores momentos. Una grieta enorme.

Aunque la pelea de egos siempre ha existido, esta vez, parece que a muchos se les colmó la paciencia con Juan Guaidó, quien por 17 meses ha sido líder opositor. Pero fue mucho más lo que habló que lo que hizo. Hay que decirlo.

En ese tiempo, el resto de los opositores guardaron silencio, y quedaron en un segundo plano, hasta hace poco.

Ahora aparece sobre la escena Henrique Capriles. ¿Lo recuerdan?

Fue dos veces candidato presidencial y empezó a mostrar sus críticas en 2020. Antes andaba en una especie de ni fu ni fa.

No fue sino tras conocerse que estuvo detrás de la negociación para liberar 50 presos políticos y el fin de la persecución judicial a 60 más, que dio un golpe sobre la mesa y ahora se dice que saltó a la primera línea.

Aunque todavía muchos lo tienen en el destierro político.

Si bien el objetivo es el mismo para Guaidó y Capriles -lograr un cambio en Venezuela y sacar a Maduro del poder-, los métodos son distintos y también la experiencia.

Pero Capriles no es el único que le ha mostrado los dientes a Guaidó, también María Corina Machado, quien calificó el último llamado de unidad de Guaidó como "una agenda de distracción".


El detonante


El ministro turco, Mevlüt Çavuşoğlu, dijo ayer que se reunió con miembros de la oposición venezolana, incluidos Capriles y Stalin González, “para facilitar las negociaciones entre la oposición y el régimen de Nicolás Maduro” de cara a las elecciones del 6 de diciembre.


Mientras gran parte de la oposición ya adelantó que no participará de dichas elecciones parlamentarias, al considerarlas fraudulentas, dos líderes de la oposición venezolana de alto perfil están en conversaciones con el régimen chavista para participar en los comicios para renovar la Asamblea Nacional (AN).


Capriles y González hablaron con funcionarios turcos para que se garantice la presencia de observadores internacionales en la votación, algo a lo que Maduro accedió.


Así como también accedió a las 110 amnistías.


Guaidó está bravo

En un comunicado, Guaidó expresó su disconformidad por el accionar de Capriles.


“Informamos a los venezolanos y a la comunidad internacional nuestro absoluto desconocimiento a las negociaciones inconsultas realizadas a título personal entre el régimen de Nicolás Maduro y los dirigentes Henrique Capriles y Stalin González”, dice el comunicado.


Y añade:“Queremos ser categóricos: estas acciones se hicieron sin conocimiento ni autorización del Gobierno interino, la Asamblea Nacional, nuestros aliados internacionales, ni del acuerdo unitario alcanzado y anunciado por 27 organizaciones políticas que agrupan a las fuerzas democráticas. Por lo tanto, las desconocemos”


Capriles no se quedó callado, ahora no

"Hoy, por mis 'gestiones personales', nos sentimos satisfechos de la libertad de 110 presos políticos. Mi único interés es defender a los venezolanos y lograr la libertad de Venezuela. ¡No nos vamos a resignar, así como ningún venezolano lo hará hasta ver el cambio en el país!", escribió Capriles en su cuenta de Twitter.


Además, explicó que "hablar con un miembro de la comunidad internacional es lo normal cuando crees en la política y en la democracia. Para la muestra un botón".


"Tengan claro: con chinos, con rusos, con europeos, hablaremos con todo el que sea necesario para sacar a los venezolanos de esta crisis",
subrayó.


Y continuó: "Hay quienes se terminan convirtiendo en lo que critican. Conversar y negociar no es lo mismo, salvo que quieras manipular y mentir".


Sin duda, esta novela de la oposición venezolana seguirá.