icon

Gravísimo e imperdonable error de Twitter

Bradley Hope y Justin Scheck han presentado un libro impresionante. titulado "Blood & Oil: Ruthless Quest for Global Power de Mohammed bin Salman (Sangre y Petróleo: La despiadada búsqueda de poder global de Mohammed bin Salman)", editado por Hachette Books. Ud. ya puede comprar el libro en Amazon. El contenido es terrible acerca del príncipe heredero saudí, no solo asesino sino un personaje sin límites. En este caso, el problema es Twitter. La revista Wired publicó un compacto del capítulo sobre Twitter:

Ex empleado de Twitter y persona muy peligrosa, Ali Alzabarah.

Badr al-Asaker, todoterreno del príncipe heredero aunque hay quienes afirman que puede haber caído en desgracia. El activista político exiliado Omar Abdul Aziz , víctima de operaciones de espionaje sauditas, tuiteó: "¿Dónde está el profesor Badr al-Asaker?".

Disidente Satk Mujtahidd (izq.), una obsesión del príncipe Mohammed bin Salman (der.).

¿Por qué u2news reproduce este texto? Porque recientemente, cuando ocurrió una grave filtración en Twitter, trascendió que en el origen de la perforación había gente de adentro de la empresa. Bueno, aquí otra vez aparecen graves consecuencias de empleados con acceso a las cuentas. Lo primero que tendría que hacer Twitter es, tal como suceden en las cuentas bancarias, aplicar la necesidad de doble o triple firma para cualquier dato porque, más allá de que ahora ocurra una investigación judicial y se encuentre culpables, en este caso hubo gente que fue a prisión y quizás hasta murió. Luego, la ausencia de inteligencia al reaccionar ante un 'lunar', imperdonable. Muy grave todo:

"En 2014, Mohammed, el tío de Bin Salman, el rey Abdullah, estaba a punto de morir. Durante más de 60 años, la corona saudí había pasado de un hijo del fundador del reino al siguiente, y el heredero estaba determinado por una combinación de antigüedad y consenso de los hermanos supervivientes. El padre de Mohammed, el príncipe heredero Salman, iba a heredar el trono tras la muerte de Abdullah. Pero los usuarios anónimos de Twitter estaban difundiendo afirmaciones de que Salman tenía demencia, y eso presentaba un problema para Mohammed: si los rumores eran aceptados como hechos por los saudíes y los extranjeros, los hermanos de Salman podrían sentirse presionados a elevar a uno de sus rivales, alejando al clan Salman de su reclamo al trono y frustrar las esperanzas de Mohammed de heredar la corona algún día.

Mohammed comprendió el significado de las redes sociales mucho antes que los príncipes geriátricos del reino. Él mismo, un millennial, pasó su juventud comiendo comida rápida, jugando Age of Empires y juegos de disparos en primera persona, y manteniéndose al día con amigos en Internet, según personas que lo conocen desde la infancia. Era miembro del núcleo demográfico del país: aproximadamente el 60% de la población tenía menos de 30 años. Y aunque el país se había vuelto más conservador en los últimos 35 años, los jóvenes saudíes tenían acceso ilimitado a Twitter, Facebook y YouTube. Eran las personas menos poderosas del país, muchos luchaban por encontrar trabajo, pero también eran los más educados y superaban en número a los ideólogos religiosos muchas veces.

Mohammed entendió que en un país sin votaciones ni elecciones, plataformas como Twitter podían revelar cómo se sentía el público acerca de una política o un líder, una consideración importante para una familia que vive con el temor perpetuo de un levantamiento popular. Por otro lado, el sentimiento negativo en Twitter podría socavar a un posible gobernante. Tal como mostró la Primavera Árabe, la juventud descontenta podría representar una amenaza para el gobierno de Al Saud. O podrían ser cooptados por un gobernante de mentalidad reformista y convertirse en la base de la cual surgió su poder.

Así que Mohammed, según documentos legales del Departamento de Justicia, decidido a asegurar el destino de su padre y su propia popularidad entre la juventud saudí, hizo que Bader al-Asaker, el director de la fundación privada del príncipe, comenzara un esfuerzo de años para desenmascarar los críticos de su familia en Twitter. El caso judicial aún está en curso, pero la acusación afirma que el esfuerzo comenzó con una estrategia convencional: el soborno. (Los fiscales presentaron documentos de acusación revisados ​​este verano, desestimando una acusación anterior en un movimiento procesal y reemplazándola con cargos actualizados).

Hublot

Bader al-Asake, un hombre de aspecto amable con anteojos oscuros y rectangulares que no estaría fuera de lugar en una conferencia de TI, no era realmente un funcionario del gobierno en 2014. Trabajaba directamente para Mohammed. Pero como empleado del hijo del príncipe heredero Salman, podía acceder prácticamente a cualquier lugar.

El 13 de junio de ese año, según la acusación formal, Asaker viajó a San Francisco para reunirse con el jefe de Operaciones de Medio Oriente de Twitter, un egipcio estadounidense llamado Ahmad Abouammo. Se enmarcó como una visita rutinaria de una figura importante de un importante mercado de Twitter. Abouammo le mostró a Asaker la sede de Twitter en el distrito South of Market de San Francisco. Asaker explicó que trabajaba para un príncipe importante que usaba Twitter ampliamente. Los hombres intercambiaron información de contacto y acordaron hacer un seguimiento en Londres en el otoño. Durante esa reunión, Asaker le dio un regalo al empleado de Twitter: un reloj Hublot por un valor mínimo de US$ 20.000.

Luego vino la pregunta. Los usuarios de Twitter le estaban causando problemas a Mohammed, incluido uno apodado Mujtahidd, que había estado criticando descaradamente a la familia real y publicando rumores sobre miembros de alto nivel que a menudo tenían un poco de verdad. Fue un desastre político, pero no era de naturaleza criminal o terrorista, por lo que Twitter no revelaría la identidad de tales usuarios a las fuerzas del orden sauditas. Asaker preguntó si Abouammo podría ayudarlos a encontrar información sobre las personas que registraron estas cuentas.

Abouammo cumplió, utilizando su acceso a los sistemas internos para encontrar la dirección de correo electrónico y el número de teléfono de Mujtahidd. Fue un movimiento potencialmente imprudente del empleado de Twitter, que posiblemente desenmascaró a los críticos de un gobierno que encerró a los disidentes.

Tales solicitudes continuaron durante meses. Durante ese tiempo, Salman se convirtió en rey, Mohammed ganó estatura y Asaker se encontró trabajando para uno de los hombres más poderosos de Arabia Saudita. Asaker pagaría más de US$ 300.000 a Abouammo, depositados en una cuenta bancaria libanesa que Abouammo tenía un pariente abierto para él. "De forma proactiva y reactiva eliminaremos el mal, hermano", le envió un mensaje de texto a Asaker antes de un depósito de US$ 9.911.

Abouammo tenía una habilidad técnica limitada, y un solo lunar no era una forma confiable de garantizar un acceso constante a la información privada de los usuarios de Twitter. Asaker encontró un mejor espía, según los documentos del Departamento de Justicia. Quiso la suerte que Twitter contratara a un joven saudí llamado Ali Alzabarah, que se educó en Estados Unidos con una beca saudí.

Al vivir en San Francisco, Alzabarah le pareció a sus amigos como el típico ingeniero de software, un "nerd", lo llamó un amigo con admiración. No parecía interesado en otras cosas además del software y no habló mucho hasta que la conversación se centró en la programación o el futuro de la tecnología. Fuera del trabajo, dice un amigo suyo, Alzabarah parecía pasar la mayor parte del tiempo en casa o socializando con un pequeño grupo de saudíes expatriados que trabajaban en empresas de tecnología en el Área de la Bahía.

En febrero de 2015, según la acusación formal, Asaker hizo que un intermediario se comunicara con Alzabarah. Resultó que el ingeniero se sentía profundamente patriótico hacia Arabia Saudita y quería ayudar al reino como pudiera. Y aunque el trabajo de Alzabarah implicaba mantener sistemas para que Twitter funcionara correctamente, su puesto en la empresa le permitía acceder a la información privada de muchos usuarios, incluidos sus números de teléfono, direcciones de correo electrónico y direcciones IP. Eso significaba que, en algunos casos, Alzabarah no solo podía ayudar a desenmascarar a un crítico anónimo del régimen, sino también a identificar la ubicación de la persona.

Unos meses después, Asaker viajó a Estados Unidos como parte de una delegación oficial saudí y le pidió a Alzabarah que se reuniera con él. “Viajo a Washington a pedido de la oficina de Mohammed bin Salman”, le dijo Alzabarah a su esposa en un mensaje de texto.

Poco después de esa reunión, Alzabarah comenzó a utilizar sistemas internos de Twitter para revisar la información de las cuentas de más de 6.000 usuarios de Twitter. Mujtahidd, en particular, era un objetivo permanente. Estaba twitteando lo que afirmó que era información privada sobre la familia real, y parte de ella, como la inminente destitución del hermano del rey Salman, Muqrin, como príncipe heredero en abril de 2015, resultó ser cierta. Al mes siguiente, Mujtahidd publicó documentos embarazosos de Francia que detallaban cómo la viuda de un ex príncipe heredero se negaba a pagar millones de dólares por estadías en hoteles de lujo.

Días después, Alzabarah accedió a la cuenta de Mujtahidd y obtuvo su número de teléfono y dirección IP a pedido de Asaker. Siguieron nuevas solicitudes de otros usuarios. Alzabarah le dijo a Asaker que un usuario dividió el tiempo entre Turquía e Irak. Otro estaba basado en Turquía. Un tercero, un saudí, era "un profesional" que usaba el cifrado para ocultar su identidad, aunque una vez que se registró sin cifrar, Alzabarah pudo rastrear su dirección IP.

El ingeniero de Twitter pareció darse cuenta de que estaba proporcionando información valiosa a los hombres de Mohammed; la Corte Real sospechaba que algunas de las cuentas a las que estaba accediendo estaban conectadas con el terrorismo, y los funcionarios sauditas anunciaron una recompensa de US$ 1,9 millón a cualquiera que ayudara a evitar un ataque. En su cuenta privada de Apple Notes, Alzabarah redactó un texto para preguntarle a Asaker si podía reclamar ese dinero.

Alzabarah habló por teléfono con Asaker el 18 de junio y al día siguiente accedió a la cuenta de Twitter de Omar Abdulaziz, un hombre saudí que había obtenido asilo en Canadá después de que el Reino le cortó la educación en represalia por las críticas públicas al gobierno y porque formaría un fuerte vínculo con un periodista saudí y crítico del régimen llamado Jamal Khashoggi.

A medida que los esfuerzos de vigilancia ganaban impulso y sofisticación, Alzabarah viajó a Riad, donde continuó accediendo a cuentas de usuario de Arabia Saudita. Ahora que el otrora "nerd" se había convertido en un hombre de misterio internacional, parecía querer el crédito del gobierno saudí y algunas garantías de ayuda si se metía en problemas. "¿Dónde estoy y cómo me va a afectar esto?": Alzabarah escribió en otra entrada de Apple Notes, preguntándose si podría obtener ayuda del gobierno para su padre o capacitación empresarial de la fundación de Mohammed. Con los riesgos que estaba tomando para los altos funcionarios, quería un trabajo "permanente", "algo que asegure mi futuro y el de mi familia".

Alzabarah regresó a San Francisco y a Twitter y siguió proporcionando información a Asaker sobre Mujtahidd, el crítico del gobierno. Poco después, obtuvo una aparente victoria: la cuenta de Mujtahidd fue cerrada y Mujtahidd afirmó en línea que Twitter le había dicho que la cuenta estaba "comprometida", aunque pudo recuperarla días después.

Unos meses más tarde, Alzabarah fue ascendido a un puesto de ingeniería superior en Twitter. "Por mucho que esté feliz por el puesto, estoy más feliz y muy orgulloso de mi trabajo contigo", escribió en un aparente borrador de una carta a Asaker.

Piedra libre

Pero Alzabarah estaba menos cuidadoso de lo que cabría esperar de un experto en tecnología preocupado. Habló con Asaker en una línea telefónica abierta y se comunicó por correo electrónico. Los agentes de inteligencia estadounidenses se dieron cuenta de ello.

Fue una situación delicada. Las agencias de inteligencia no trabajan con el objetivo de desarrollar casos penales en los tribunales estadounidenses. Están enfocados en cosas que suceden fuera de los Estados Unidos, y usar la gran cantidad de datos que recopilan para montar casos judiciales acerca de todo tipo de problemas potenciales, incluida la revelación de a quién se está escuchando en el extranjero. Pero a veces se encuentran con cosas que claramente merecen un examen por parte de los fiscales. Un empleado de una empresa estadounidense que recibe dinero en efectivo de un gobierno extranjero para acceder a la información del usuario, es un ejemplo. Entonces, los funcionarios de inteligencia pasaron la información al Departamento de Justicia, donde llegó a la oficina del FBI de San Francisco.

A fines de 2015, un agente del FBI caminó cuesta abajo desde el edificio federal de la era Kennedy, en San Francisco en el sórdido Tenderloin, en una cuadra a menudo llena de jeringas, hasta Market Street, donde Twitter tiene su sede. El agente se sentó con los abogados de la empresa y les dio la noticia: Twitter tenía un 'lunar'.

Para entonces, Abouammo había dejado la empresa, pero Alzabarah todavía estaba activo. La situación era delicada, explicó el agente, y la investigación se encontraba en una etapa inicial. El agente le pidió a la compañía que no le dijera a Alzabarah lo que estaba pasando; podría poner en peligro el caso si se enteraba de la investigación.

Pero los abogados de Twitter se mostraron escépticos con respecto a los federales. Como muchos en la comunidad tecnológica, les molestaba la presunción de las fuerzas del orden de que podían obtener cualquier información privada que quisieran. Los datos de los usuarios eran sacrosantos en lo que respecta a los abogados de Twitter. Incluso si el gobierno de USA estaba solicitando los datos en un esfuerzo por arrestar a alguien que se los estaba dando a un gobierno extranjero, Twitter se mostró reacio a cooperar. Entonces, en lugar de seguir la solicitud del FBI de mantener las cosas en silencio para ayudar en el caso, los abogados de Twitter llamaron a Alzabarah a la tarde siguiente, lo acusaron de acceder indebidamente a las cuentas de los usuarios y le dijeron que estaba suspendido temporalmente. (Twitter rechazó las solicitudes de comentarios. Abouammo, Alzabarah y Asaker no respondieron a varias solicitudes de comentarios).

Según personas familiarizadas con el evento, Alzabarah se fue a casa y llamó a un amigo, un capitalista de riesgo nacido en Arabia Saudita que había conocido en la comunidad tecnológica del Área de la Bahía. Su amigo lo recogió un par de horas después y Alzabarah le dijo que tenía un problema. Había sentido “curiosidad”, comenzó a buscar en algunas cuentas de usuario y lo arrestaron. Ahora fue suspendido de Twitter y pensó que tenía que regresar al Reino.

"¿Por qué?" su amigo preguntó mientras estaban sentados en su auto, según personas familiares, "No creo que esto sea serio". Si hubiera algún tipo de problema legal o de seguridad, le dijo a Alzabarah, lo habría detenido la policía o algo así, sin que se le permitiera irse solo.

"No", dijo Alzabarah, "tengo que irme". Llamó a Asaker al teléfono de su amigo y, finalmente, Asaker se puso en contacto con el cónsul saudí en Los Ángeles, según muestran los registros telefónicos obtenidos por el FBI. Después de una larga ida y vuelta, Alzabarah se puso al teléfono con el cónsul general poco después de la medianoche. Menos de siete horas después, Alzabarah y su esposa e hija estaban en un vuelo a Riad vía Los Ángeles. Desde el avión, según los registros de vuelo, envió un correo electrónico de renuncia a sus jefes en Twitter.

Los funcionarios del Departamento de Justicia estaban furiosos, dice una persona familiarizada con las discusiones. Twitter había hecho estallar su caso, avisando a un hombre al que esperaban arrestar, un hombre al que acusarían de violar las reglas de Twitter y comprometer la privacidad de sus usuarios en nombre del espionaje para un gobierno extranjero. Ahora estaba fuera de su alcance.

De vuelta en Arabia Saudita, Alzabarah se puso a trabajar con Asaker en la fundación de Mohammed. Su responsabilidad, según los documentos judiciales del Departamento de Justicia, era “monitorear y manipular las redes sociales” en beneficio del reino.

En mayo de 2017, el presidente Donald Trump hizo su primera visita al extranjero, un viaje a Riad. Poco después de su llegada, el presidente recorrió el nuevo centro antiterrorista de King Salman, que se centró en rastrear a los extremistas en Twitter. Posteriormente, el presidente, su esposa, el rey y Abdel-Fattah el-Sisi de Egipto se reunieron alrededor de un orbe iluminado en el centro de la sala y posaron para una foto. De pie fuera del marco estaba el nuevo especialista en redes sociales del reino, Ali Alzabarah."